29 oct 2020

Antonio Alcázar (Montana)

Nos remontamos a mediados de los ochenta, fecha en la que Montana da sus primeros pasos, siempre influenciados por la música americana de raíz, fusionando muy sutilmente estilos como el country, rock and roll, soul, blues y rockabilly… ofreciendo un estilo con identidad propia, reconocibles siempre por la excepcional voz de Antonio Alcázar, posiblemente una de nuestras mejores voces a lo que a rock and roll se refiere, capaz de abarcar cualquier tipo de registro y tono.

Es a finales de esa década cuando Montana, de la mano de Zafiro Records, es catapultado a los primeros puestos de las listas con la canción “Velasco”, indudable hit que sonó incansablemente en radio y televisión. No sería menos su segundo trabajo “Un día entre semana” donde canciones como “El Rodríguez” o el “Rock de la cerveza” siguen copando el top Nacional. El grupo no deja de girar recorriendo de punta a punta los escenarios de nuestra piel de toro. Tendrían que pasar cuatro años para el siguiente disco, trabajo grabado en parte en directo.

Ha pasado una década desde los inicios de la banda, estamos a mediados de los noventa y no son los mejores tiempos para el rock and roll, no obstante y sorprendentemente, graban uno de los mejores discos de toda su carrera “Tamaño real”, con los singles “Gente de Mar” y la versión “Rezaré”. En 1998 Omni Records edita “No es fácil vivir así”, producido por el mítico productor “Paco trinidad”, un disco muy personal, quizás el más alejado de sus orígenes, a destacar el tema “Fuego”, una adaptación del tema de Bruce Springsteen.

Montana no ha dejado de actuar, de subirse a los escenarios, con la sinceridad y la honestidad de disfrutar haciendo lo que mejor saben hacer, buena música. Durante unos años, tomando distancias con el leonino negocio del mundo discográfico. Antonio Alcázar, alma mater del grupo, siempre ha sido un tipo indómito, rebelde a este negocio musical, pero con la capacidad de reinventarse y sobrevivir en esta despiadada selva. Noviembre de 2019 es un punto de inflexión, un reencuentro ante su público de siempre, en la sala Cool de Madrid, organizado por el club Rockersaurios, ofrecen un demoledor concierto que además se graba en vídeo. Sus seguidores corean una tras otra sus canciones, una muchedumbre deseosa y muy satisfecha con lo que han propuesto sobre el escenario.

Supongo que finales de los 80s y principios de los 90s fueron años muy importantes en la vida de Antonio Alcázar, sumergidos en el recuerdo ¿Con qué te quedas de aquellos días?

Lo mejor de aquellos días fueron probablemente la gente, el ambiente que reinaba, al menos en Madrid donde los malos no eran tan malos y teníamos libertad plena de movimiento

Sin duda alguna, quieran o no quieran, Montana es parte de la historia de nuestra música, es la banda sonora de una generación ¿Crees que el público en nuestro País olvida con demasiada facilidad?


El público de este país está acostumbrado a escuchar mensajes subliminales constantemente de los medios de comunicación, no era como antes donde lo magnífico se apoyaba y lo malo obviamente, abandonado y no promocionado. Ahora solo importa el dinero y lo que puedes pagar con el (en todos los ambientes empresariales).

¿Cómo te ha tratado el mundo discográfico y el negocio de la música en general?

La verdad es que nunca me gustó el mundo discográfico porque siempre nos trataron como números y a mi eso no me molaba mucho

Has estado en lo más alto, has tenido números uno en las listas, disco de oro y la gloria del vencedor, pero también has palpado la dureza de las trincheras ¿Te sientes un músico superviviente?

Bueno, no he estado en lo más alto, ni siquiera lo he rozado. La verdad es que siempre he hecho lo que he querido y no he tenido que rendir cuentas a nadie.

¿Qué opinas del compromiso por parte del gobierno hacia la cultura?

A mí me da la impresión de que los gobiernos patrocinar la cultura siempre y cuando a ellos les venga bien los mensajes que se envían, sino, la cultura está totalmente olvidada. Ya sabes el refrán: "Por el interés que quiero Andrés".

Sabemos de las grandes subvenciones al cine y del lucrativo negocio de algunos directores, sin embargo ¿Porqué nunca ha habido un apoyo cultural a la música?

Los músicos nunca hemos tenido los cojones suficientes para unirnos en una cruzada real. Creo que somos demasiado orgullosos. 

Han pasado unos años ya desde “No es fácil vivir así”, casi dos décadas desde la publicación del último disco ¿Qué ha estado haciendo Montana en estos años?

He estado trabajando ferozmente montando diversos negocios, de la música es muy difícil vivir y bueno, hasta ahora no me ha ido mal veremos después de la pandemia que nos depara el futuro.

Es cierto que nunca has dejado de subirte a los escenarios y siempre has estado ahí, ligado al espectáculo. En noviembre del 2019 hacéis un concierto muy especial en la sala Cool de Madrid ¿Fue un reencuentro con vuestro público de siempre?

Teníamos muchas ganas de un reencuentro con nuestro público y ese día fue memorable, tanto por el público como por la currada que se hicieron los RockerSaurios.

Recuerdo que en ese concierto estuvimos hablando de tu intención de girar por todo el País y de la posibilidad de grabar un nuevo disco. Aunque en aquel momento no imaginamos la que nos venía encima con la pandemia.

Tú lo has dicho, totalmente inesperado, una tarde en casa de Pablo Paz componente del grupo “Los del paso” me pego un pellizco y ya, tenemos un disco de muchos en la calle, de momento el volumen 1 con el volumen 2 casi terminado .

¿Podríamos decir que de una situación adversa, has sabido sacar la parte más positiva y el fruto ha sido Canciones en cuarentena?

Digamos que no hay mal que por bien no venga y al tener que cerrar todos los negocios, tener tiempo y la suerte de tener una magnífica banda compuesta por Miguel Angel Vega Ramos, Rafa Moreno y nuestro pequeño Borja García (visitante de Cambados) y pudiendo y gracias a Pablo Paz que se arriesgó a grabarlo en su estudio, ahí lo tenemos.

Es un disco básicamente de versiones ¿Cómo ha sido la selección de temas?

Componer hoy por hoy a mí me resulta dificilísimo pues ando en otra onda y para componer hay que tener la mente muy relajada. Simplemente se nos ocurrieron canciones que nos gustaban y las hicimos, algunas jamás las hubiéramos hecho en condiciones normales.

Explícanos como fue el desarrollo de la grabación ¿Os pilló con el confinamiento?


El desarrollo fue muy sencillo, una tarde en casa de Pablo Paz, me puso una canción que estaba haciendo para él y que me gustaba de siempre, “Credle of love” y a partir de ahí se la robe y empezamos a grabar, primero lo subíamos al Facebook cada uno grabando en casa, yo hacia los montajes en la mía y después uno por uno íbamos al estudio de Pablo y rellenábamos los huecos.

¿Qué músicos te han acompañado en este proyecto?

Para este proyecto me han acompañado mis inestimables compañeros Miguel Angel Vega Ramos, Rafa Moreno y nuestro último fichaje Borja García y por supuesto en el estudio Pablo Paz y algunos coros de los RockerSaurios

El disco empieza fuerte con la adaptación de la “La casa del sol naciente”, un derroche de voz. Hay magníficas adaptaciones hechas al castellano, un sello de identidad muy tuyo y que agradecemos, sin embargo, hay otras que has preferido dejarlas en el idioma original.


Es que hay cosas que se pueden hacer y cosas que no se pueden hacer, en un principio queríamos hacer todo en español, pero hay temas que no se podían adaptar, y para hacer una cargada preferimos dejarlo en su lengua madre

No es la primera vez que coqueteas con la canción italiana ¿Te sientes cómodo en ese terreno?

No se trata de que sea italiano alemán, frances o inglés se trata de que si nos gusta y podemos, lo grabamos. Para el volumen dos tenemos la canción en francés “Aline” de Christophe homenaje que hicimos en cuarentena por su fallecimiento.

Estamos en un momento de incertidumbre de formato, la fabricación de vinilo ha aumentado su demanda, incluso me consta que la de cassettes, aunque hoy por hoy sigue siendo el CD el formato más vendido. Vosotros habéis optado por el vinilo.

Efectivamente, el vinilo es la única manera de que los músicos podamos sobrevivir y nos dé un poquito de alas para seguir trabajando, sobre todo con el compromiso de los seguidores. Cuando llegó el cd la música murió porque al ser tan fácil copiar y distribuirlo, perdió todo su encanto y su valor (en mi humilde opinión). 

Recuerdo que en los noventa convivieron sin problema los tres formatos, vinilo, cassette y CD. Sin embargo, hoy nos enfrentamos al no formato, la opción digital ¿Qué opinas de esas plataformas digitales tipo Spotify?

Fíjate cómo está el tema que hay coches que ya vienen sin Cd, dan por hecho el pirateo y los Spotify, YouTube , los Amazon Music, los Itunes etc.. sólo valen para enriquecer a los que lo gestionan, al final es lo de siempre, las empresas que gestionan tu trabajo se quedan con tu dinero y a las pruebas me remito. ¿Nadie puede poner fin a ese saqueo?

Volviendo al tema del disco y su enunciado ( Volumen I) ¿Para cuándo la segunda parte?

La segunda parte ya estaba en cocina y la tercera casi que casi.

El tema de las presentaciones, evidentemente está complicado y a fecha de hoy no se sabe cuando se podrá volver a los escenarios ¿Cómo vas trabajando la promoción del disco?

Pues hacemos lo que podemos porque hoy por hoy es casi imposible acceder a la promoción de forma gratuita, todo se paga, si eres malo y tienes pasta triunfas, si eres bueno y no tienes pasta, eres un mierda. La historia de siempre, pero es lo que hay y el público lo admite.

¿Cómo crees que afectará en general al mundo de la música y concretamente al rock and roll nacional esta situación de pandemia?

Pues depende de todos vosotros, si seguís apoyando lo de casa y se deja de magnificar tanto el pasado (sin olvidarlo) y echamos un ojito al presente, a lo mejor tendremos un futuro.

¿Algo que quieras añadir?

Muchísimas gracias a todos los que os habéis hecho con el “Volumen I” de Montana espero haber estado en altura de vuestras expectativas. Suerte a todos con esta pandemia e intentar sacar lo mejor de esta mierda, ya sabes el refrán: no todo lo que te mete en la mierda es tu enemigo ni todo el que te saca de ella tu amigo. Aprovechad lo que tenéis y disfrutad. 

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]

28 jun 2020

Rafa Gutiérrez (Hombres G)

Rafa Gutiérrez es un auténtico veterano de guerra del pop español. Guitarra solista de los populares Hombres G, uno de los pocos grupos que ha conservado a sus cuatro componentes originales desde que empezaran en 1983 hasta la actualidad.

Pero Rafa Gutiérrez, a la sazón hermano del bajista de los icónicos Tequila (Felipe Lipe), atesora una carrera musical al margen del grupo que lo lanzó a la fama, que se inicia con Plástico en los albores de los ochenta, y paralelamente a Hombres G, deja trazas de su buen hacer en Rafa & Co o Saltimbankis.

Contamos con Rafa Gutiérrez en Nuevaola80 para darle un repaso a toda esa historia que se engloba en un gran capítulo de la música hecha en nuestro país.





 

Son tiempos de confinamiento, ¿Cómo está llevando un grupo como Hombres G este momento de crisis sanitaria? Y, en particular ¿Qué hace Rafa Gutiérrez en tan extraordinaria situación?



Vamos a remontarnos a los inicios. Plástico. ¿Cómo surge y qué recuerdos te vienen de aquellos tiempos en los que compartiste ensayos en la Isla de Gabi junto a gente tan importante como Manolo Malou o los desaparecidos Toti Árboles y Eduardo Benavente?



 
¿Pensasteis en algún momento que ‘Nieva’ iba a tener la trascendencia que le llevó a aparecer en tantos recopilatorios como uno de los temas emblemáticos de aquellos lejanos ochenta?



A raíz de Plástico en combinación con ‘Sopa de amor’ y el programa Aplauso, entras en contacto David Summers y Javier Molina. Adiós a Plástico, bienvenidos Hombres G. ¿Cuéntanos algún detalle de aquel memorable encuentro que marcaría tu futuro más inmediato?



Parece que el fenómeno fan los lleváis en los genes, primero tu hermano con Tequila que rompieron moldes, y después Hombres G rozando el éxtasis de vuestra ingente parroquia de incondicionales, en su mayoría adolescentes del género femenino, al más puro estilo Beatles. Debió ser un verdadero shock para cuatro chavales que sólo pretendían cantar canciones de las cosas que les pasaban a diario.



Y partir de ahí, ‘Sufre mamón’ y ‘Venezia’, principalmente, os lanzan al más inesperado estrellato del panorama pop nacional e internacional. Los dos primeros discos son auténticas joyas ¿Cómo fueron aquellos frenéticos comienzos?



Seguís componiendo y publicando más discos, a cada cual, con más éxito que el anterior, con grandes temas que quedarán en la memoria musical de toda una generación. Cruzáis el charco para repetir éxito y tomáis Sudamérica durante varias giras. ¿Se diría que la repercusión que tuvisteis en Latinoamérica fue mayor que la obtenida en territorio nacional?



Hombres G termina su primera etapa en 1992, tras ‘Esta es tu vida’ e ‘Historia del bikini’ ¿Saturación o falta de nuevas ideas?



Diez años después se produce lo inevitable, vuestra vuelta a la acción con más fuerza que nunca, y así hasta la actualidad ¿Resultó sencillo volver a aunar fuerzas para darle nueva vida a Hombres G?



Hablemos de tus andanzas paralelas. Primero con Rafa & Co (Ernesto García Puche), con un álbum en 1996 y otro nada menos que 21 años después. Y, por último, en Saltimbankis con un disco en 2015. Explícanos también qué es Saltimbankis.



El último disco de Hombres G se publicó el año pasado, ‘Resurrección’. ¿Cómo ha funcionado a nivel de ventas y en directo?



Para despedirnos de Rafa, sólo queda preguntarle que nuevos proyectos hay en el horizonte y que futuro le depara a la música, y a la cultura en general, en estos complicados tiempos que nos ha tocado vivir.



Muchas gracias por tu tiempo y mucha suerte.

Organización Cris contra el cáncer donde colabora Rafa Gutiérrez:
Cris contra el cáncer

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez. Agradecimientos a Javier Adrados por su colaboración]

21 jun 2020

Ricky Rodríguez (Doctor Snob)

El simple hecho de que un grupo lleve en el camino tres décadas, ya de entrada, debe ser noticia de alto elogio. No es fácil bregar en la perseverancia del rock and roll durante treinta años. Sin embargo, Doctor Snob y su afán por llevar a cabo la proclama de su estandarte, ha otorgado una carrera llena de buenas canciones, de ilusiones que jamás se quedaron en el camino, historias de carreteras y escenarios, de camerinos y hoteles, siempre, con una noble y pura declaración de principios, la magia y la integridad de un grupo de rock.

Muchas historias que contar y la celebración del trigésimo aniversario en forma de audio. De la mano de Trilobite Records, nos llega una preciosidad de vinilo. Un lanzamiento cuidado y esmerado, sello de identidad que caracteriza la calidad de la discográfica y su apuesta por darle el auge que merece al tan querido formato vinilo. Son muchas las referencias que podemos encontrar en Trilobite, desde Siniestro Total, pasando por Coque Malla , Cuti Vericad, o Los Deltonos. Una apuesta de alto standing en ediciones limitadas que van desde las 300 a las 600 copias, gruesos de 140 a 180 gramos y el buen hacer en sus lanzamientos, en este caso, Doctor Snob. Un vinilo altamente recomendado, con un esmerado diseño de Paula Mayor que en su conjunto se hace muy apetecible al tacto, una contundente grabación y el obsequio de tener un enlace de descarga incluido.

Cinco temas son los que forman parte de 'Mi rubia dorada'; la cara A se abre con el tema que da nombre al disco, un rock and roll muy cañero, apoyado con una sección de vientos demoledora, un "singuelazo" en toda regla. 'Perdedores', un medio tiempo en mayores, con un sabor muy “tequilero”, a la que le sigue 'Carpe Diem', otro rock and roll clásico altamente amenazante de ser bailable. Rhythm and blues y rock urbano abren la cara B con 'O Terrible Doctor Snob', un contundente tema con una base muy predominante, y para finalizar la versión de Gatos Locos 'Cuéntame algo más de ti' que, a diferencia del original, implica una dureza que personalizan y llevan a su terreno perfectamente.

¿Qué más se puede pedir, cuando los astros alinean a un buen grupo, excelente diseño y la profesionalidad de Trilobite Records? Quizás, podamos añadir nuestro granito de arena en la búsqueda de respuestas para nuestros lectores, siempre con el afán de escudriñar los entresijos que rodean la esencia de esta gran banda.

Treinta años ofreciendo buen rock se dice pronto, pero detrás de tres décadas de resistencia hay muchas historias que contar. La semilla que desembocó en Doctor Snob fue bajo el nombre de Los Náufragos, ¿es así?

Sí, como Los Náufragos arrancamos en 1989 y funcionamos durante un tiempo, dando conciertos y grabando alguna maqueta. A raíz de una división en el grupo nos enteramos de que ya existían unos Náufragos (creo que incluso tenían disco) y decidimos cambiar de nombre, pero la mayoría del repertorio, el estilo y el concepto siguieron siendo los mismos.

1989, el pop rock nacional está en pleno auge ¿qué referentes tenéis en aquel momento?

Pues los habituales de la época, no voy a decir nombres que seguro que se me olvida alguno. No hacíamos ascos a ningún estilo, cada semana descubríamos alguna banda nueva que nos gustaba y añadíamos su nombre a nuestra lista de influencias.

Aparecéis en el programa “Compact Dyc”, ¿notáis la repercusión mediática de vuestra aparición televisiva?

El programa lo vio muchísima gente, se emitió por la TVG tras un Deportivo–Valencia, que era el primer partido de la liga de aquel año, así que en muchos bares ya tenían puesta esa cadena, recibimos llamadas de amigos que lo vieron en diferentes puntos de Galicia.

En 1995 entráis por primera vez en el estudio de grabación bajo el nombre ya de Doctor Snob.

Sí, a pesar de que manteníamos las canciones y el estilo de Los Náufragos ya teníamos algún tema nuevo y habíamos añadido vientos a la formación, queríamos reflejar eso en una grabación y nos metimos en los Estudios Pirámide de La Coruña a grabar 5 canciones, 3 de las cuales eran nuevas.

Tres años más tarde volvéis a grabar y el resultado es 'Diga 33!!!', pero paralelamente editan un compacto con todas las grabaciones de Los Náufragos.

Sí, editamos '¡Diga 33!', en cassette… me refiero a que se envió a fábrica, no fueron copias caseras. Lo presentamos en el Bar de los Ron de La Coruña el mismo día que Platero y Tú tocaban en una sala cerca de allí. El compacto de Los Náufragos es una edición casera, aprovechando el fin de semana del puente de la Constitución digitalizamos todas las grabaciones en los Estudios Treoboada con Paco Liaño, hasta se grabaron una voz y una guitarra que habían “desaparecido” de una maqueta de 4 pistas. Fue, y es, algo testimonial para la gente que nos seguía desde el principio y los antiguos componentes de Los Náufragos.

En 2000 os embarcáis en el trabajo 'Va siendo hora', en el que incluís la versión de 'Lolita' de la Orquesta Mondragón.

Sí, nos decidimos por grabar en Treboada, debería haber sido nuestro primer disco, pero entre unas cosas y otras se quedó en maqueta de nuevo, bien presentada y en CD, eso sí, pero maqueta al fin y al cabo. Como decía un amigo es el “disco negro” de Doctor Snob, jajaja, hubo algún que otro problema durante y tras la grabación, pero aún así tuvo bastante repercusión y aceptación. Ya llevábamos un tiempo haciendo 'Lolita' en directo, funcionaba muy bien y decidimos registrar nuestra versión.

Parece que tenéis un estudio de grabación donde estáis cómodos, Treboada Estudio, sin embargo, el tema de las discográficas parece complicado ¿cómo os atiende la industria musical del momento?

En Treboada grabamos 'Va siendo hora' y 'Mierda de rock and roll', además de digitalizar las cassettes de Los Náufragos, yo grabé otra maqueta allí con Frank Psikiatra, nos sentíamos muy cómodos trabajando con Paco Liaño. La industria musical si hablamos de editar discos, nunca se interesó por nosotros hasta ahora, en lo referente a dar conciertos pues bien, aunque nosotros siempre vamos a nuestro ritmo nunca nos faltaba, ni falta, donde tocar.

Después de vuestra primera década de vida y tras varias grabaciones ¿en qué ciudades habéis tocado y qué actuaciones os queda en la retentiva de esa primera etapa?

Nos movíamos, y movemos, sobre todo por La Coruña y alrededores, aunque ahora salimos bastante más de esa zona de “confort”. De esa primera década de vida me podría quedar con el teloneo a 091 en el Playa Club de La Coruña, tocar con una de nuestras bandas favoritas nos hizo mucha ilusión, la verdad. No entra en la primera década por un año el Rock In Cambre del 2000 junto a Los Enemigos, Hemacaos y No más dolor.

Después de revisar vuestra maqueta 'Mierda de Rock´n´roll', recopiláis un CD con todas vuestras grabaciones 'Doctor Snob 1995-2001'.

Realmente es un recopilatorio con la mitad de los temas que teníamos grabados hasta esa fecha, hay canciones de todos los trabajos, pero no son todas, hicimos una selección de las que más nos gustaban.

Pasan nuevamente tres años y decidís que es el momento de dar por finalizada la trayectoria del grupo y os despedís de los escenarios.

Sí, estábamos esperando mi mujer y yo a nuestra hija, la verdad es que no llevó muy bien ese embarazo y al ser aún pequeño nuestro hijo mayor, no había tiempo para todo, así que la banda dejó de tocar. Todo el mundo sabía que antes o después volveríamos a la carga, jeje.

Sin embargo, dos años más tarde volvéis con mucha ilusión ¿qué cambios se produjeron para esa decisión?

Martina ya había cumplido casi 2 años y Daniel 4, así que ya estábamos más organizados en casa y con algo de tiempo libre para dedicarnos a nosotros mismos. Tocaba reunirse de nuevo e intentar hacer las cosas que nos quedaban pendientes.

En 2009 sale al mercado el disco 'Vasos rotos', un disco contundente, con un bonito diseño, de la mano de Falcatruada, que además presentáis en Madrid, en la sala Siroco.

Ya no podíamos seguir grabando maquetas, se cumplían 20 años desde la formación del grupo y teníamos un puñado de buenas canciones que había que registrar y editar como es debido. Fue nuestro primer trabajo con Carlos Areán que se convirtió, a la postre, en nuestro productor y quinto miembro del grupo. De la edición se encargó Falcatruada, una empresa que funcionaba en aquel momento en La Coruña que se dedicaba a gestionar todo tipo de asuntos relacionados con la música, también sacaron una pequeña tirada del recopilatorio del que hablamos antes. La portada fue una idea nuestra que ellos se encargaron de plasmar… decirte, como anécdota, que la bala no debería llevar casquillo, jajaja, nadie se dio cuenta de ese detalle hasta que nos lo comentó un amigo. A través del portal Nuevaola80 nos surgió la oportunidad de ir a tocar a Madrid, a una sala tan conocida como Siroco, no podíamos desaprovechar esa oportunidad y hasta allí nos fuimos.

Muy poco después volvéis a saciar vuestro afán discográfico con 'Sin anestesia'.

Pasaron 4 años desde 'Vasos rotos' hasta 'Sin anestesia'. El grupo había cambiado, Alberto y Diego habían entrado en la guitarra y batería en los sitios de Javi Naya y Javier Castro, la banda sonaba distinta y muy contundente. Poco a poco fueron surgiendo canciones nuevas, con un sonido algo más duro quizá, pero sin perder la esencia de Doctor Snob, y nos metimos de nuevo en “El Taller Recordings” con Carlos Areán a darle forma a todas esas ideas.

Parece que el tema de cambio de miembros en la formación, es la cruzada del grupo.

Sí, así es, en este momento no sé decirte cuanta gente pasó por Doctor Snob (o Los Náufragos) pero son muchos, al llevar tantos años van surgiendo otros quehaceres y/o prioridades en la vida que obligan a la gente a tomar otros caminos, somos como una pequeña familia disgregada por diferentes puntos. Desde 2006 está Ángel en el grupo, no se podría entender a Doctor sin él, al menos ahora siempre somos dos… Esperamos que con los últimos, y recientes, cambios -se marcharon David “El Cuerdas” y Juan Ríos, volviendo Alberto a la guitarra y entrando Mauro a la batería- consigamos estabilizar una formación al fin. Los primeros ensayos que estamos dando prometen mucho.

Es 2014 y la mejor manera de celebrar vuestro primer cuarto de siglo es con '25 años sin éxitos'.

Decidimos regrabar 4 temas y editar un EP, en principio la idea era hacerlo en vinilo, pero al final se hizo en CD. Tres temas ('Niña marciana', 'Mil millas' y 'Días de playa') son de la época de Los Náufragos y de ellos 'Días de playa' nunca se había grabado. 'La Luna' se había grabado en 2000 para 'Va siendo hora'. Hay una pequeña introducción que es la presentación de 'Niña marciana' en nuestro segundo concierto en el Moby Dick de Sada.

Ya tenéis una edad y una trayectoria, esa ilusión juvenil por alcanzar el éxito, supongo, se transforma en otros objetivos ¿con qué perspectiva veis ahora el grupo?

Pienso que con la de siempre, pasarlo bien intentando que los demás también lo hagan, hacer canciones, salir a tocar, componer, grabar…

Doctor Snob ha tenido una transformación musical lógica, tanto en la sapiencia como músicos, como en las diversas influencias y conocimientos ¿cuáles son en la actualidad las fuentes de inspiración de la banda?

Cada componente que llegó trajo algo que al irse dejó su poso, pero la base de lo que hacemos es más o menos la misma siempre: el rock sencillo, sin alardes ni estridencias. Cada uno bebe de lo suyo pero tenemos claro lo que queremos hacer y como debe sonar Doctor Snob.

Y llegamos al 30 aniversario; ¡quién os lo diría! cuando tan sólo siendo unos niños os embarcasteis en este proyecto.

Resulta increíble echar la vista atrás y ver que pasó todo ese tiempo, es toda una vida.

La manera de celebrarlo no podría ser otra que un nuevo disco. Esta vez en formato de lujo.

La idea de editar un vinilo la barajamos durante todo el 2019, pero al final la descartamos. Con tres temas que grabamos durante ese año en El Taller Recordings y dos que no tenían soporte físico hicimos un CD de recuerdo para el concierto de XXX aniversario, una copia llegó a José Luis de Trilobite Records, le gustó, nos propuso embarcarnos en la aventura con ellos y ¡no nos pudimos negar! Nos pusimos en contacto con Paula Mayor, una ilustradora y diseñadora gráfica coruñesa, que ya se había encargado de la portada de '25 años sin éxitos' , teníamos unas buenas fotos de una sesión con José Luis DC a finales de 2018 para el interior y llegamos a tiempo para mandar el disco a fábrica con la idea de editarlo el 18 de abril con motivo del Record Store Day, el vinilo llegó a tiempo, pero el RSD se pospuso y se celebrará en 3 fechas a lo largo de este año. Nuestro 10’’ vió la luz este reciente 20 de junio.

¡Volvemos al vinilo! Parece que el mercado es caprichoso y ahora hay demanda por este formato. La verdad es que vuestro disco 'Mi rubia dorada' es precioso. Me gusta mucho el diseño, tiene un rollo retro ¿cómo surgió la idea?

Paula nos pidió las canciones y desarrollo la idea inspirándose en lo que iba escuchando. Nos envió un primer boceto, nos gustó, en pocos días envió el “casi” definitivo y con un pequeño cambio... ¡Listo!. La fecha tope para la entrega era el 10 de febrero y unos días antes ya estaba todo en su destino.

30 años ¿y ahora qué?

Pues aún nos quedan muchos conciertos por dar, canciones que componer y grabar y proyectos que realizar, así que seguiremos mientras podamos.


[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]

31 may 2020

Diego Vasallo (en solitario y Duncan Dhu)

En nuestro país ha habido varios ejemplos de lo que se podría denominar como “el compositor detrás de la voz”. De entre todos, hay tres casos que llaman poderosamente la atención: El Último de la Fila, un éxito compartido a pachas por el tándem Portet/García; la perpetua lucha fraternal de los Cano con Ana al frente; y por supuesto Duncan Dhu, con Diego Vasallo como principal compositor de las músicas junto a Mikel Erentxun, aunque el protagonismo del segundo no deja atrás el trabajo del primero, autor de creaciones que resultaron capitales en el devenir de la banda donostiarra. Temas como ‘Lágrimas en la arena’, ‘Cien gaviotas’, ‘Esos ojos negros’, ‘La barra de este hotel’ o ‘Mundo real’, por citar algunas, han surgido íntegramente de su capacidad compositiva.

Pero no vamos a hablar de grupos sino de personas concretas. De una persona concreta, Diego Vasallo, quien comenzó su despegue personal con Cabaret Pop, discos coeditados con Suso Sáiz o Roger Wolf y, partir de ahí, una profusa carrera en solitario. No hace mucho, Diego Vasallo puso en el mercado su último disco, ‘Las rutas desiertas’ (Galerna, 2020). Es un disco que aparece en un momento delicado para nuestro país y el mundo entero, en un momento en el que nos vemos azotados por una crisis sanitaria sin igual, la del Covid-19. Ha sido, pues, uno de los últimos discos que ha visto la luz antes de entrar en tiempos de confinamiento.

¿Cómo se encaja lanzar un disco que, por cuestiones de la situación actual, va a carecer prácticamente de promoción, entre otras cosas, porque no se va a poder hacer gira de presentación?

La verdad es que ha sido un desastre. Afortunadamente pude hacer el grueso de la promoción de la salida del disco, aunque se quedaron cosas sin publicar porque ya no se hablaba de otra cosa más que del virus. Lo que se ha caído ha sido la gira que teníamos de conciertos de presentación del disco. Esto ha quedado cancelado, y veremos si se puede retomar en algún momento, aunque ya no cuentas con la ayuda de tener un disco recién publicado. El año lo doy por perdido. Espero que el disco tenga fuerza para aguantar hasta el año que viene.

¿Cómo describirías ‘Las rutas desiertas’?

Las Rutas Desiertas es un disco que continúa el camino que tomamos con el anterior, “Baladas para un autorretrato”, pero hemos ido un poco más allá; hay canciones más diversas, la paleta de influencias se ha ampliado y han entrado aires nuevos, como algo de soul sucio en algunos temas. También hay corrientes de blues subterráneo y canciones más folk, muy desnudas. En general se trata de sonidos algo áridos y oxidados, como instrumentos a punto de reventar. En cuanto a los textos, son canciones que aceptan la perplejidad de mirar un mundo carente de sentido, son miradas hacia algo que no se comprende, esa especie de destino conformado por la avalancha de la vida y la estupidez humana.

¿Cuál es la respuesta que esperas del público, una vez se pueda dar a conocer en condiciones digamos estándar?

Bueno, ya estoy recibiendo bastantes respuestas al disco, sobre todo por las redes sociales. Está siendo gratificante la aparición de comentarios muy positivos al respecto, creo que en algunos círculos ha sorprendido, siempre dentro de un circuito reducido y minoritario, al margen de corrientes más comerciales. Falta por ver la reacción al directo, que espero que se pueda dar ya el año que viene, quizás alguna cosa a finales de este.

En tu anterior trabajo, ‘Baladas para un autorretrato’, que definías como “un viaje por los alrededores de mis días, una mirada a mis patios traseros” ¿Sigues la misma línea?

Sí, las temáticas de las canciones no cambian demasiado, dan vueltas a lo mismo de siempre: el paso del tiempo, la añoranza, la culpa, la incertidumbre por lo que vendrá, la soledad, la esperanza, los sueños… El material del que salen es la vida cotidiana, el discurrir de los días, las preguntas que te haces frente al espejo, las eternas dudas, las inexistentes certezas, los momentos buenos, las decisiones malas.

¿Cómo te sientes más cómodo, reivindicando esa intimista carrera en solitario, o saboreando viejos momentos de gloria al lado de tu compañero en Duncan Dhu?

Yo no soy nada nostálgico y creo que lo mejor en mi obra siempre está por llegar. No miro hacia atrás, y cuanto más mayor me hago, menos. La vida es corta, hay que ponerse en marcha y encarar proyectos nuevos. Estoy volcado en mi propia obra al 100%. La etapa Duncan Dhu estuvo muy bien, aprendimos mucho, también tuvimos momentos muy malos, pero pasó. Se acabó en 2001. Yo estoy en el presente.

Hablando de Duncan Dhu… ¿Por qué fue tan efímera vuestra vuelta a la vida musical como grupo, con aquel escueto Ep de hace ya siete años?

Aquella vuelta al grupo fue circunstancial, ya sabíamos que solo era temporal. Teníamos buenas ofertas de conciertos, hicimos un mini L.P., que creo que está entre los mejores discos de la banda, y dos giras. Estuvieron muy bien, las disfrutamos y luego cada uno siguió con sus proyectos, y así seguiremos.

Volviendo con el panorama que se nos presenta en la actualidad, ¿Qué salida le ves al mundo de la música, y de la cultura en general, una vez se consiga salir de esta catástrofe sanitaria?

Para la cultura y la música en particular, esto va a ser catastrófico. Hay que tener en cuenta que el mundo de la música ya vivía en precario desde, yo diría que siempre. Si a aquella situación le sumamos las cancelaciones de todos los conciertos durante casi un año, tiendas de discos cerradas, promociones anuladas, veremos quién puede sobrevivir. La situación de los músicos en este país es desastrosa, de una precariedad absoluta. Estamos fuera del sistema.

Durante estos días de confinamiento ¿Has seguido componiendo? ¿Hay nuevos proyectos de futuro? 

Estoy empezando a escribir unas cuantas canciones, pero yo escribo muy despacio, así que pasará un tiempo, aunque esta vez voy a intentar que no sea tan largo. De todas formas no me ha resultado nada productivo el confinamiento, yo necesito el aire libre para escribir, tomar notas paseando, sentarme en un banco, dejar que surjan los versos, y atraparlos enseguida.


Muchas gracias por tu tiempo. Mucha suerte y, sobre todo, cuídate mucho.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

4 mar 2020

José María Esteban (Periodista y escritor)

De Norte a Sur, en la Comunidad Valenciana ha habido un ingente movimiento musical durante la década de los ochenta del que surgieron importantes figuras a tener en cuenta. En Castellón destacaron apellidos como Villanueva (Los Auténticos, Los Plomos, Los Brujos), Morcillo (Los Rítmicos, Los Auténticos), Renau (Cuentos Chinos) o Escoin (Los Romeos), que se asocian a bandas punteras de la provincia; mientras que en Valencia sucede más de lo mismo con Aguado (Los Inhumanos), Illueca (Betty Troupe), Godofredo (Fanzine, Ceremonia, Tomates Eléctricos) o Badenes (La Banda de Gaal, Glamour, Mix).

Pero si nos centramos en la provincia de Alicante, los referentes fueron músicoss como Peña (Acero), De la Cotera (Morticia y Los Decrépitos, Tango Luger), Quereda (Café Grecò), Robledillo (Aspirantes a la Horka), Carratalà (Mediterráneo), Hernández (Muzak, Todo Todo), Mestre (Muy Frágil) o Gilabert (Carne de Psiquiátrico). Todos ellos, y muchos más, se aglutinan en el libro ‘Gracias por estar aquí. Historias de la Movida Alicantina’, obra del periodista José María Esteban.

Esteban es periodista y escritor de largo recorrido. En su currículum se amontona un buen número de ediciones escritas en forma de revista (Vibraciones, Disco Expres, Rock Espezial, Sal Común, Heavy Rock, Rolling Stone, …) o de diario (ABC, Diario de Barcelona, Información, El Mundo, Ideal, …). También ha sido locutor radiofónico en cadenas tan importantes como la Cope o Cadena Ser. En el ámbito literario, también es autor de ‘Miguel Ríos. Los viejos rockeros nunca mueren’, ‘Memorias del subsuelo’ o ‘Marruecos. Una incógnita en su futuro’.

Para empezar, ¿Cómo acaba un melillense afincado en Cataluña realizando una obra sobre la movida alicantina?

José María Esteban: Es sencillo, aunque largo de explicar. Es cierto que nací en Melilla y viví en África hasta que tenía 7 años. Luego viví en Badajoz, Figueras o Granada, que es la ciudad en la que estuve más tiempo y además allí pasé mi adolescencia. Posteriormente me fui a Barcelona a estudiar. Mi primer trabajo como periodista sería en Lleida, para retornar después a Barcelona. La primera vez que vine a Alicante fue en 1984, porque mi familia se había venido a vivir aquí y quise pasar unas vacaciones en esta tierra. Después volví a Barcelona y en 1988, cuando tenían la ciudad entera en obras de cara a los Juegos Olímpicos, decidí venirme a vivir a Alicante hasta 1993, porque suponía que ese año Barcelona ya volvería a estar habitable, pero lo cierto es que al final decidí fijar mi residencia en Alicante.

‘Gracias por estar aquí’ lo empezaste a escribir hace unos cuantos años, pero perdiste el trabajo que ya tenías redactado. ¿De dónde sacaste la fuerza suficiente para reescribir un libro de este calibre?

JME: La verdad es que el libro llegué a perderlo hasta en tres ocasiones por diversos problemas. Decidí dejarlo definitivamente cuando sufrí un cáncer (del que ya estoy repuesto) y una editorial (con la que había llegado a un acuerdo de publicación) quiso aprovecharse de la situación cambiando las condiciones pactadas alegando problemas derivados de la crisis. Entonces decidí dejarlo todo, hasta que aparecieron dos buenos colegas con los que había trabajado anteriormente en El Mundo (Martín Sanz) y World 1 Music (January Ruiz), que me convencieron para rehacerlo. Yo puse como única condición que una vez acabado ellos se encargaran de su edición y publicación, que yo no haría nada más. Así se hizo y debo reconocer que hicieron un trabajo inmejorable.

El hilo conductor es, de algún modo, Alfonso Peña, voz y armónica de Acero, habiendo elegido una frase que dijo en un concierto como título de la obra. ¿Por qué razón?

JME: La anécdota que dio origen a esa frase siempre me ha hecho mucha gracia. Para quien no lo sepa diré que ‘Gracias por estar aquí’ fue el saludo de Alfonso Peña, cantante de Acero, durante una actuación del grupo en la cárcel de Fontcalent… Se trata de un personaje singular al que tenía muchas ganas de conocer desde 1982, cuando creamos la revista Heavy Rock y, en nuestra primera reunión, el gran ‘pope’ de esa publicación, Vicente ‘Mariskal’ Romero dijo que había que hacer una entrevista a Alfonso Peña, porque en Alicante era tan legendario como la paella. Por fin lo conocí en 1984 y vi que Mariskal tenía razón por el carisma de Alfonso, que ciertamente era muy popular en Alicante y conocía a la perfección el ambiente musical de la ciudad, porque -además de ser el cantante de Acero- tenía un equipo de sonorización que solían alquilarle casi todos los grupos de la zona..

¿Alguna inclinación especial por algún grupo o estilo en concreto?

JME: Aquí te podría citar demasiados grupos. Me gusta mucha gente y prefiero no dar nombres, porque se me olvidaría alguno. No soy nada mitómano y nunca he sido fan de un grupo concreto. Me gustan muchas cosas la vez y no sabría precisar cual de ellas prefiero. En lo referente a estilos, soy muy abierto. Evidentemente el rock siempre me ha llegado, pero también me encanta el flamenco, el jazz o la música árabe. Siento una especial debilidad por el afrobeat y otras músicas africanas. En fin, que se te diera nombres podríamos hacer una enciclopedia.

Abordas todos los géneros y aportas un ingente número de fotografías, obra de otra no menos despreciable cantidad de fotógrafos. ¿Cómo se desarrolló el proceso de captación de imágenes y su posterior selección?

JME: Desde el principio tenía claro que la parte gráfica debía tener mucha importancia en el libro y aposté por la cantidad, porque quería que aparecieran el máximo de grupos y músicos posibles. Por mi trabajo como crítico musical en varios medios yo tenía un gran archivo fotográfico y además les pedí fotos a bastantes músicos, que enseguida se brindaron a colaborar conmigo con material muy interesante. La selección final fue complicada, aunque aposté por la variedad para que pudiera salir el máximo posible de gente, lo que desgraciadamente nos obligaba a reducir bastante el tamaño de las fotos en el libro.

A tenor de la gran expectación que ha causado en Alicante la publicación de ‘Gracias por estar aquí’ y la masiva afluencia de público que hubo en su presentación, ¿Consideras que era necesario, por no decir imprescindible, contar la historia de aquellas dos décadas y media de música alicantina?

JME: No sé si era imprescindible, pero desde luego a mi me parecía importante. Hay demasiados músicos a los que no se le reconoce su trabajo en la medida que merecen. En España siempre ha habido mucho centralismo y desgraciadamente no se han difundido de modo adecuado el trabajo de demasiada gente que tiene bastante más valor que muchos ‘supuestos’ artistas muy promocionados, aunque su nivel musical sea más que cuestionable. En ese sentido he aportado mi granito de arena reivindicando a los músicos y los grupos alicantinos.

Tras unos meses en librerías, ¿Estás satisfecho con el resultado de la obra a nivel de ventas?

JME: Me siento satisfecho desde el primer día. No me esperaba ni mucho menos el espectacular llenazo de Clan Cabaret el día de la presentación. La verdad es que me dejó impresionado todo aquello, pues no solo estaban los músicos de varias generaciones, sino también gente importante relacionada con el mundo cultural en otras vertientes. No sé, fue algo sorprendente para mí y me sentí más que halagado con ese cariño que me mostró la gente.

Por último, ¿Algún nuevo proyecto en ciernes que puedas explicarnos?

JME: Ahora mismo no tengo ningún proyecto a la vista. Ya me he jubilado y ahora disfruto leyendo y escuchando música con tranquilidad, sin la obligación de escribir posteriormente sobre ello. Siempre he disfrutado a tope con la lectura y la música, pero creo que ahora lo saboreo mucho más porque no tengo límite de tiempo.


Muchas gracias por atendernos. A buen seguro los lectores de Nuevaola80 agradecerán estas palabras.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

Teo Serrano (Loquillo y Los Intocables, Teo y Los Reincidentes, Teorema)

Teo Serrano sigue en activo, y eso es una gran noticia. Recientemente ha lanzado su segundo disco como Teorema, un compacto de sugerente título, ‘El Rock and Roll es Libertad’, todo un alegato para este auténtico “franrocktirador” que, después de muchos años en la carretera, sigue al pie del cañón, con la misma ilusión y ganas de manifestar su música.

Inicialmente formó grupos como Los Pintalabios o Los Rompecorazones, pero no fue hasta su participación con Loquillo (y Los Intocables) cuando empieza a destacar en el panorama rocker del país y aquel inolvidable single con ‘Autopista’. El siguiente paso fue como Teo y Los Reincidentes, y todo un Lp que ve la luz en 1990 con Urantia, ‘Lujuria juvenil’.

En los tiempos actuales, Teo lleva adelante su proyecto Teorema R’n’R, iniciado discográficamente en 2011 con ‘(Soy Eres Mi tu) Reflejo en el espejo’, y a finales de 2019 su segundo disco representa un soplo de aire fresco a la triste situación musical actual que vivimos, con un trabajo pleno de ritmo y buenas canciones. Entrevistamos a Teo Serrrano para Nuevaola80.

¿Crees que nos hayamos inmersos en una sequía creativa con falta de nuevas ideas y, por ende, de nuevas composiciones que rompan la actual monotonía?

Creadores siempre ha habido y los habrá, máxime ahora que la tecnología nos da una independencia impensable años antes. Otra cosa es que los circuitos de la música “comercial” usen una lógica rentabilizadora y hayan fomentado a conciencia la escasa variedad -como un bar de comidas con pocos platos y siempre los mismos- para saber de antemano que los venderá. Se jugó a anquilosar el gusto y criterio reduciendo la diversidad y eso se traduce en oir una y otra vez la misma o parecida canción, a la que se le va variando (y no demasiado) la/s cara/s de la portada. Han logrado que haya desaparecido en todas partes el respeto tanto por la música como por los músicos, ahora la palabra mágica es “famoso”. Todos esos aspiran a superar el cuarto de hora que les vaticinó Andy Warhol a base de intentar colarse en programas estercolero y rebañar algún tipo de nómina extra largando ordinarieces.

Por otra parte, nos enfrentamos a un profundo sentimiento conservador en el oyente rockero, en general, (al que tiene todo el derecho del mundo, faltaría más) que produce la tragicómica paradoja respecto a que si el segundo disco suena igual que el primero, es que se han estancado en lo facilón pero si en cambio, es diferente, “ya no son lo mismo”. Creo que esa dinámica sólo se supera de una forma y es construyendo canciones con vida interior fuerte y amando todo ese proceso de principio a fin: esas cosas se notan. Canciones que te atrapen por la razón que sea y pasen a ser parte de tu juke box particular, ésa en la que van entrando y saliendo a lo largo del tiempo y que en cada reencuentro vuelven a dejar el mismo buen sabor de boca. Hay tal aluvión de mediocridades y refritos que se hace difícil descubrir cosas nuevas, pero están ahí para quien tenga voluntad de estar al tanto de lo que se va proponiendo con honestidad.

En el caso de mi música, la base es el Rock and Roll pero tengo tanto respeto por la actitud de los pioneros que procuro serles leal en el espíritu: ellos no tenían ningún problema –al contrario- en fundir elementos de diferentes estilos, desde el blues al boogie, desde el country a la música caribeña (Y si alguien duda este punto, que se moleste en oir la guitarra típica del rocksteady jamaicano de la mano del propio Eddie Cochran en “Annie has a Party”).

Respeto a todo el mundo, ya es bastante difícil de por sí desenvolverse en el ámbito de la música, pero para mí cada canción debe tener espacio propio, el que sea pero bien definido. No me interesan los ejercicios de estilo a los que se va variando la letra, eso acaba generando cansancio y sensación de monotonía.

Cuéntanos los detalles de la gestación de este ‘El Rock and Roll es Libertad’.

Me ofreció Pedro Cristóbal (Speed Limit Cruiser) participar en un cd dedicado a Madrid patrocinado por el vermut Zarro y eso propició el reencuentro con un buen amigo y excelente productor, Antonio Prió. Por su Maratón Studio, a lo largo del tiempo, hemos pasado todos, desde los Rebeldes a El Último de la fila, el propio Loquillo o, en otra onda, Lluis Llach, por citar algunos de los cientos de grupos y solistas de todo tipo y estilo que se han beneficiado de su saber hacer. Estábamos terminando la producción de la canción seleccionada “Estoy en Madrid” y ambos nos miramos y supimos que eso no se quedaba ahí, que teníamos que sacar de nuevo otro trabajo en base a otra tanda de mis canciones.

Se hizo escalado en el tiempo, en unos meses. Yo llevaba de vez en cuando una base preparada, reíamos, discutíamos hacia dónde debía ir, volvíamos a reir, grababa bajos o guitarras o voces y acabábamos riendo como fin de sesión. Fueron creciendo con su ayuda –lo cual considero un lujo y yo, un compositor afortunado- y, en cierto momento, empezaron a recabarse las colaboraciones de grandes músicos, que dieron de sí aportaciones maravillosas y que sin excepción ayudaron a engrandecer los temas. Qué decir de Lauren Jordán, con sus imprescindibles Inoportunos o dando color a Gatos Locos. También fue el guitarra principal en el primer disco de Teorema y siempre es garantía de fuerza y matiz bien afilado. Ya nos hemos emplazado para el tercero, así que habrá buenas noticias para el Rock and Roll en su momento. Con Scoti Ferrer llevo colaborando como Teo y los Reincidentes desde que nos conocimos en una prueba de guitarra para los Intocables, la amistad nos ha mantenido unidos y puedo decir, 35 años más tarde, que sigue sorprendiéndome. También participaron Luis Martín (Lobos negros), el antes mencionado Pedro Cristóbal y Twang González (Connie and the Rockets y Surfin Burritos). No podría haber deseado más entrega y mejor resultado.

Se sumaron a los ritmos tanto Luli Collazo (ahora en Blackjacks) como Sergio Percuta (The Blueroomess) y el ya fallecido José Omar. Sus congas en "Extraño Veneno Extraño" es su último trabajo y me da escalofríos cuando la oigo. Y hablando de grandes músicos, Ricky Ariza y Richard da Silva (Damned Hellbillies) aportaron banjo y mandolina, respectivamente. El primero es un californiano que anduvo con los Fliying Burrito Brothers originales (cosas del amor le hicieron venirse a vivir aquí y es miembro fundador de la Vella Dixieland, una institución en Barcelona) y al que sólo hizo falta oir una vez las canciones para pasar a grabar a la siguiente sin un solo error y con aportaciones que nos dejaron gratamente boquiabiertos. Por su parte, Richard es un poliinstrumentista solvente y enérgico, ese dúo fue una gozada de la que se beneficiarán también sin duda quienes les oigan realzando en sus temas.

Reconocidos rockandroleros como Rubén Olivares (Double Six y ahora Rubén Olivares and the Longcasters) y David Campos (Malpaso) ayudaron también en los coros, su forma de gritar “¡Libre!” en Supervivientes refleja a la perfección el espíritu de este CD. Mención especial he de hacer de Conce Zahino Naranjo (Connie and the Rockets) que nos regaló su voz principal para la emocionante "Nana para Niñas Grandes" -un vals rocker- porque tiene sobrada potencia y sutileza para ello como pocas vocalistas.

¿Has quedado contento con el resultado final?

La verdad es que sí, los neuróticos siempre estaríamos puliendo más y más pero hay que saber decir basta, lo hemos logrado y sólo me queda agradecer el extraordinario trabajo de Antonio Prió, con el que sin duda volveré a trabajar para el próximo. Las canciones ya se van decantando y empiezan a empujar desde los altavoces de mi estudio.

¿Quiénes acompañan actualmente a Teo en Teorema?

Ahora estoy volcado en crear una estructura virtual, hay que ir con los tiempos y aprovechar las nuevas herramientas. Una vez la web-tienda esté consolidada tanto para España como para toda Sudamérica será el momento oportuno para pensar en montar banda y defenderlas en vivo. Hoy día tenemos la posibilidad de no depender de nadie aunque la mala noticia es… ¡Que hay que trabajar! Antes dejábamos en manos de otros las decisiones y eso, para bien y para mal, se ha acabado. La parte de escenario es sólo la agradable punta del iceberg pero es importante que todo lo demás esté bien planteado previamente.

Vamos un poco a los orígenes. Según cuentan, Teo y Sabino Méndez se conocen a raíz de un anuncio tuyo cuando buscabas músicos “rithmanbluseros” para formar un grupo. ¿Cómo fueron aquellos excitantes inicios?

La verdad es que aunque hubo de todo conservo un agradable recuerdo, piensa que en aquel momento acababa de morir el dictador y ante nosotros se abrió a la vez un tiempo de libertad y la oportunidad de modelar y hacer estallar una y otra vez esa energía que nos da sentido a la vida, el Rock and Roll. Ninguna de las dos cosas se nos regaló, las dimos por supuestas y peleamos en todas partes y a todos los niveles para lograr que fueran realidad tanto para nosotros como para el público. En mi interior, ambas cosas han estado siempre asociadas y por eso es el título del nuevo CD, hay que recordar a veces que de tan cerca que tenemos la nariz nos olvidamos que existe y en este momento, la libertad y me atrevo a decir que el propio Rock and Roll están de nuevo amenazados por ideologías y actitudes de gente que no sabe vivir sin andar jodiendo la marrana con sus frustraciones y neurosis a los demás.

No quiero dejarle a mi hijo una sociedad estúpida de abulia ni conformista con la papillita precongelada que desprecia el libre pensamiento y lo ve como amenaza. Estamos en ello, yo la autocelebración tan en boga la dejo exclusivamente para cuando le clavo el cuchillo a mi (todo sea dicho) excelente tortilla de patatas, me gusta vivir vivo y de pie y que cuando él crezca comprenda que el orgullo de ser debe estar siempre en sus actos. No en copiar los míos, sino en darle sentido a los suyos. Eso es exactamente lo que hicimos los adolescentes majaras que nos juntamos para exprimir cada gota de vida y eso es lo que nos subimos a un escenario a cantarles a todos los que quisieron escuchar.

Coincides con el Loco por un corto espacio de tiempo, pero solo te da para un single ¿Qué fue lo que pasó?

A Loquillo lo conocía porque en el mundillo rocker no había, al principio, más de un par de puñados de personas, insolentes frente a todo y comprometidos que coincidíamos una y otra vez en los mismos sitios. Logró engañar a una casa de discos diciéndoles que tenía banda y repertorio y lo curioso es que cuando se me acercó (sabía que yo era bajista) diciendo que había logrado contrato discográfico ya tenía a los Rebeldes con algunas canciones preparadas, poco se esperaba que en un mes reuniera tanto a Caníbal (batería que vivía en mi calle) como a Sabino (ya habíamos tocado juntos antes en Pintalabios) o Carlos Nadal (condiscípulo en mi clase y solista en "Rock and Roll Star") y que le esperaban un ramillete de temas de primer orden. El mes ése antes de la grabación dio para que preparáramos tres de las canciones para ese LP mítico donde los haya: “Los tiempos están cambiando”.

Luego grabamos el EP “Autopista” pero la mili del loco ralentizó el trabajo. Su ausencia no pudo evitar fricciones que a nadie interesan fuera de los protagonistas (y a nosotros ya nos importan un comino) aunque lo irónico del caso es que canciones que luego se conocerían en "Ritmo de garaje" como "María", "Detroit SOS Rocker City", "No surf", "Fin de Semana" o "Tejanos Rellenos" ya habían sido preparadas por los Intocables. Desde el primer momento tuvimos puntos en común y puntos en los que nunca nos pondríamos de acuerdo, eso es humano. La vida ha continuado y cada uno ha seguido su propio mapa del tesoro, eso siempre es (o debería ser) totalmente personal.

Como Teo y Los Reincidentes dejas un disco y con Los del Patio Salvaje, otro. ¿Cómo recuerdas aquellos tiempos tan nómadas?

Con los Reincidentes grabé un disco realmente curioso. A la batería estaba Caníbal, que había abandonado los Intocables poco después de mi partida y a la guitarra estaba Scoti Ferrer, un guitarra que habíamos probado para esa banda. Loquillo buscaba un tipo con fuerte empaque, un Link Wray y al final eligió a otro pero para mí Scoti es uno de los guitarras más versátiles que ha dado el Rock and Roll patrio y ya he comentado antes que lo he disfrutado intensamente a lo largo del tiempo. La mayoría de las canciones que grabamos para ese trabajo ya estaban compuestas en los días de los Intocables, pero Loquillo nunca llegó a oir ninguna. Cosas que pasan.

Con los del Patio Salvaje fue una liberación, me dediqué a explorar otros sonidos fuera del rock standard, sin cortapisa ninguna y aunque el resultado es algo irregular, para mi gusto (aquí me van a permitir que me calle, que estoy más guapo) aprendí muchas cosas que me hicieron crecer como músico y tirar los a prioris y purismos a la basura y para siempre.

Aquel fue un momento extraño, el canto del cisne se instaló en los 40 principales y la década dorada del chorro de dinero fácil empezaba a evaporarse. A nivel personal fueron días de continuos descubrimientos y lenta capacitación para afrontar el cambio brutal que se dio en el mundo de la música tal y como la habíamos conocido. A algún puto gilipollas se le ocurrió imponer un formato (el CD) que no era ni más ni menos que regalar el máster de la grabación y eso lo alteró todo, empezando por el propio suicidio que alegremente cometieron las casas de discos al invitar/incitar al pirateo sin escrúpulos.

Y, bueno, ¿Sabes una cosa? Un día hice números y descubrí que si vendía yo mismo mi trabajo ganaba 78 veces más por CD que si me lo editaba una casa de discos y fue el momento en que decidí que por mí, podían reinventar el fuego con dos piedras.

Pero no es hasta 2011 que reapareces como Teorema, ¿A qué dedicas tu tiempo durante ese largo impás?

Digamos que el mundo de la música cambiaba, yo estaba ya saturado de un circuito cada vez más mezquino y viciado. En Cataluña directamente lo destruyeron con sus sacerdotes-funcionarios musicales copando radios y escenarios, a algunos se les debería caer la cara de vergüenza (que ya sé que no tienen ni para pegar un sello) porque lo que lograron fue matar la iniciativa privada y construir un circo de subvencionados que luego se deshizo en la nada cuando el grifo se cerró.

Y me dediqué a disfrutar intensamente día a día a mi hijo desde el momento en que nació hasta que empezó a ir al colegio, ese milagro continuo no lo cambio ni en aquel momento quise cambiarlo por nada.

Los lujos están para merecerlos y coincidió su edad escolar con que la tecnología adecuada para saltarse las normas-embudo cobró la solidez necesaria como para crear música de forma autónoma, así que me puse de nuevo a componer y grabar. Y llegó, además, internet y los techos de cristal se hicieron pedazos, ya nada ni nadie podía obstaculizar la difusión del propio trabajo. Cuando digo que el Rock and Roll es Libertad es porque sé que van de la mano, son sensaciones gemelas que se multiplican por sí mismas y lo supe desde que vi, aporreando con trece años Peggy Sue con una guitarra española, a una chica atreverse a hacer algo que no se hubiera atrevido a hacer antes de ninguna manera: enrojecer de placer.

Hay grupos que tienen o mantienen una línea de portada y eso es lo pretendido con Teorema, en ambas se ve a una pareja que exprime gozosa un momento intenso de placer compartido, ése es el mensaje que hay tras cada una de las canciones y que quiero que se instale en las vidas de los demás. No se nos va a ahorrar ningún sinsabor y es justo, pues, que se disfrute a cambio cada minuto de vida posible. Y el Rock and Roll y la libertad son el símbolo de eso.

Gracias por darme voz y considerar el esfuerzo común de todos los músicos que han participado en la creación de este CD, me siento muy orgulloso de su generosidad y talento.

Lo encontraréis en www.elrockandrolldelosprodigios.com

Muchas gracias por tus palabras y mucha suerte con ‘El Rock and Roll es Libertad’.


[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

16 nov 2019

Beatriz Alonso Aranzábal (Monaguillosh)

Entrevistamos a Beatriz Alonso Aranzábal, la que fuera teclista de Los Monaguillosh, quien en 2015 dirigió el documental ‘De un tiempo libre a esta parte’, un compendio de entrevistas a diferentes figuras de lo que se conoció como la nueva ola en el ámbito madrileño que después derivó en la consabida movida madrileña. Anécdotas, vivencias, mucha memorabilia y, sobre todo, una recolección impresionante de fotos.

Para empezar, pregunta obligada ¿Qué te movió a realizar ‘De un un tiempo libre a esta parte’?

Beatriz Alonso: Las nuevas tecnologías del siglo XXI facilitaron el reencuentro virtual de mucha gente que vivimos el surgimiento de la Movida. Me preguntaba cómo estarían esas personas, si la música formaría parte aún de sus vidas y cómo recordaban esa adolescencia musical. Por otro lado quería transmitir la emoción que vivimos muchos jóvenes durante la Transición, con sensaciones de libertad que nos movieron a ser creativos, ocurrentes y atrevidos.

En el documental aparece gente que no suele ser asidua de este tipo de metrajes, tales como Marta Cervera (Aviador Dro), Arturo Lanz (Esplendor Geométrico), Clara Morán (Oviformia SCI) o Rep (Alphaville) ¿Por qué estos y no otros?

BA: Precisamente porque no quería que siempre hablaran los mismos. Quería aportar la visión de otras personas que estuvieron en primera línea pero que solían quedar a la sombra en detrimento de los cantantes de los grupos: aparecen bajistas, guitarristas, bateristas, coristas, teclistas… Y por supuesto quería que aparecieran también las mujeres, que formamos parte de todo aquellos a la par y sin complejos. Hombres y mujeres vivimos la movida en igualdad de condiciones.

Después de 4 años, ¿Cómo resumirías el resultado de la cinta (ventas, aceptación, repercusión,…)?

BA: La difusión es lenta porque depende solo de mí , pero es muy satisfactoria porque su visionado siempre sorprende y agrada. El dvd se vende a cuentagotas, pero sigue teniendo demanda. Resulta de especial interés para jóvenes que descubren otra visión de aquella época y para quienes lo vivieron, porque pueden rememorar música y fotografías que han trascendido menos, pero han sido igualmente importantes. Es un documento importante para conocer testimonios de primera mano de quienes vivieron aquella época, con honestidad y huyendo de la pose o vanagloria.

Hablemos de Los Monaguillosh. En el documental se habla de tu incorporación como teclista al grupo, cuando pasas de fan a miembro ¿Cómo fue todo aquello?

BA: Sería muy largo contarlo aquí, y precisamente se lo conté al periodista y escritor Pablo Martinez Vaquero que acaba de publicar un libro imprescindible para conocer de cerca, con el rigor que aportan los propios protagonistas, las principales bandas de afterpunk en España, incluidos los Monaguillosh: NegrOscuro (Milenio, 2019). Brevemente te diré que en el 82 me incorporé al grupo, y que fue en ese año cuando se estableció la formación definitiva que grabó los discos y tuvo varias apariciones en la televisión y la radio.

Los Monaguillosh con considerados, en determinadas ocasiones, como grupo de culto. Temas como ‘Voces en la jungla’ o ‘Prisma de ágatas’ han quedado en la memoria colectiva de gran parte de vuestra generación, ¿Cómo puede ser esto posible con tan sólo un Ep publicado?

BA: Fueron un Ep y un single, y también circulan las canciones que tocamos en directo en programas de televisión como Musical Express, La Edad de Oro, o en Don Domingo de RNE. Estas canciones tenían una alta densidad sonora (a pesar de la precariedad de los estudios de grabación que tuvimos) y eran una apuesta intensa y emocional que conquistaron muchos adeptos.

Después de Monaguillosh, algunos de tus compañeros siguieron vinculados a la música, aunque digamos que tímidamente. En tu caso, ¿Cuáles fueron tu siguientes pasos?

BA: Durante un tiempo estuve componiendo sola, intenté formar un grupo y soñaba con hacer bandas sonoras para el cine. Mi timidez e inseguridad fueron superiores a mis fuerzas y terminé abandonando todo cuando, una vez terminada la carrera de Psicología, empecé a trabajar con un horario laboral de 9 a 6. Ahí se acabó la vida, digamos, bohemia.

Recientemente has sido incluida en la XIV edición de los Premios PopEye de Plasencia que gestiona Juan Pedro González Bonilla. Explícanos los detalles de tu participación en tan importante evento.

BA: La proyección del documental “De un tiempo a esta parte”, del que soy guionista, directora y productora, ha formado parte de las actividades previas a la XIV Gala de entrega de Premios. Tuvo lugar en la librería La Puerta de Tannhauser de Plasencia, un lugar rico en actividades culturales, y al acabar me agradó que muchos jóvenes se acercaran a decirme que les había aportado una visión de la Movida que no conocían.

Da la impresión, después de ver el documental, que ‘De un tiempo libre a esta parte’ te deja con ganas de más. ¿Habrá segunda parte?

BA: No me lo he planteado, de momento, porque el esfuerzo económico y personal no lo puedo emprender ahora. Estoy centrada en mi primera novela, un thriller psicológico, y en mi segundo libro de microrrelatos, buscando editorial. Me encantaría afrontar un nuevo reto audiovisual, pero tengo que cerrar estos “capítulos” que acabo de mencionar.

Gracias Beatriz por tu tiempo, y mucha suerte.

Gracias por tu apoyo y ayudar a la difusión de “De un tiempo libre a esta parte” (2015).
Web: https://bealaran.wixsite.com/deuntiempolibre
Filmin: https://www.filmin.es/pelicula/de-un-tiempo-libre-a-esta-parte
Trailer: https://youtu.be/tygDzaqED0E
Sobre mí: https://www.cartas-sin-sellos.com/

DVD 'De un tiempo libre a esta parte' a la venta por tan sólo 12 euros, gastos de envío incluidos.

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

13 jul 2019

Jordi Vila, Andreu Muntaner "Lobo" y Diego García (Trogloditas)

Lo han vuelto hacer, casi como reza el título de una de sus canciones más emblemáticas. Muy esperado era ya el nuevo trabajo de la banda de rock and roll por excelencia. Bajo escueto título de simplemente '2', es su segundo disco de nuevas composiciones, desde que iniciaron la refundación de la banda. Sin olvidar, su anterior disco en directo, 'Fuerte, flojo y… en directo' que recoge algunos de los grandes éxitos de toda su trayectoria.

La verdad, es que desde que iniciaron la nueva etapa, no han dejado de tocar por los diversos rincones de este país, haciéndose cada vez respetar más y más. Nada fácil volver a levantar la bandera Troglodita, casi como empezar de cero, nadie les ha regalado nada. ¿Su fórmula de éxito? el rock and roll veraz, la nobleza de unas guitarras bien afiladas, la autenticidad de la fuerza grupal, el mensaje de unas canciones sinceras… y sobre todo, la humildad que les hace cercanos, pero grandes a la vez. ¡¡¡Qué cojones!!! Así tiene que ser una banda de Rock and Roll.

Estamos en un momento de celebración… un nuevo disco, nuevas composiciones, una nueva gira y un paso más hacia la inmortalidad. Me atrevería a decir que es uno de los mejores discos de la banda, de la banda de todos los tiempos. Es francamente brutal, un disco con un vigor juvenil, una aplastante solidez, profesionalidad y potencia por un igual, con el peso de la madurez de unas buenas letras, de un rodaje de largo recorrido.

Cabe valorar la apuesta de Lemuria Music, por editar un producto del tal calibre. Una inmejorable presentación, un precioso vinilo + CD, con un inmaculado diseño. Estimar el trabajo y la labor de un sello discográfico que apuesta por nuestra música, por nuestro rock… en estos momentos difíciles para el mundo discográfico, invertir en este negocio no es para cobardes. No dejéis de visitar la web y ojear su catálogo, altamente recomendado.

Entrevistamos a Jordi Vila (batería), Andreu Muntaner "Lobo" (voz) y Diego García (guitarra). Trogloditas se completa con Simón Ramírez (bajo) y Tony Pick (guitarra):

No puedo empezar de otra manera que diciendo: ¡vaya discazo os habéis marcado! Parece que habéis hecho una apuesta mutua con la compañía Lemuria, y ya es el tercero con este sello ¿Podríamos decir que hay buena simbiosis?

(Vila) Lemuria es un sello pequeño y en expansión, aparte del trato directo y personal no se mete en temas musicales ni de concepto, con lo cual la libertad que eso representa no tiene precio.

(Lobo) Sí, desde el primer disco hay una simbiosis muy difícil de conseguir en los tiempos que corren. Es muy grato encontrar un sello discográfico que tenga auténtica fe en lo musical, en hacer un trabajo casi artesanal. En definitiva un sello que tenga claro que lo que más importa es la música, las canciones y los músicos. Gracias a Pablo Lacarcel y Germán Coppini, estamos aquí con este tercer disco y espero que por muchos más.

La parte visual del disco rezuma una ostentación bien merecida. La primera impresión transpira una presentación de lujo, vinilo grueso, CD incluido, impoluto diseño… con los tiempos que corren y de la manera que está el mercado, ¡podéis estar muy contentos! 

(Vila) Ya desde el primer disco hemos apostado por el vinilo y por ofrecer calidad; que la gente que compre nuestros discos note de alguna manera el cariño que le ponemos a lo que hacemos. Ya quedó claro desde el primer momento que Trogloditas no estamos en esto por la pasta si no porque nos gusta, nos encanta lo que hacemos.

(Lobo) Estamos especialmente contentos con el diseño de Manuel Rey Ramudo, es fantástico. Creo que refleja muy bien el contenido del disco. A parte de escribir, tanto en el primero como el tercer disco, unas letras extraordinarias.

(Diego) En ese sentido tanto la compañía como nosotros hemos tenido claro desde el primer momento que era obligatorio ofrecer un producto de gama alta, tanto en la edición como en la producción de las canciones.

El disco se ha grabado en Rock Palace Studio. Se nota que es una grabación muy trabajada, suena categóricamente bien, contundente, aplastante ¿Cómo ha sido la producción con Sergi Fecé?

(Vila) Ha sido un trabajo en equipo entre comillas, al principio, de las tareas de producción se encargaba el Lobo pero ha habido mucho de negociación puesto que las decisiones son compartidas, esto es una democracia y no siempre es fácil ponerse de acuerdo. Sergi Fecé se puso a los mandos cuando ya se había grabado buena parte de los instrumentos y su tarea se podría definir más como postproducción. Tal como yo lo veo.

(Lobo) La producción con “El maestro” Sergi Fecé ha sido simplemente perfecta. Nadie como él conoce las entrañas del “sonido Troglodita” y ha conseguido que temas modernos y compuestos por varios autores tengan esa pátina auténticamente Trogloditas y darle una coherencia estética-musical que le da mucha autenticidad. Por otro lado su aportación como teclista es un lujo y un placer para los oídos.

Las composiciones están muy repartidas entre los diferentes miembros. ¿Cómo trabajáis a la hora de presentar los temas al resto de la banda?

(Vila) No hay normas establecidas en cuanto a la composición, todos aportamos y el espacio para mostrarle a los demás las diferentes canciones suele ser el local aunque en este disco hay algún tema que ha crecido en la grabación propiamente dicha. A veces las distancias no ayudan y no es fácil quedar para ensayar. Aún así y pese a ello el disco suena a Trogloditas, no podía ser de otra forma, la banda como tal tiene un sonido propio y visceral que es como es, sea quien sea que se ponga a la mesa de mezclas.

(Lobo) No hay un sistema específico, cada uno compone y trae los temas al estudio, en maqueta si hay música y letra, o bien, enviando una letra para que hagamos el arreglo musical. O al revés, traer una música con melodía para ponerle letra.

(Diego) yo personalmente presenté unas cuantas canciones, finalmente se trabajaron cuatro, Lobo me ayuda con algunos arreglos, el productor en cada disco también me asesora con melodías y algunas ideas que me bailan en la cabeza y por supuesto es patente el sonido de esta banda que es como un cañon, algo parecido a lo que es Crazy Horse con Neil Young.

Pienso que es una enorme riqueza tanta variedad y diversidad de compositores, eso le da una excepcional grandeza al grupo. Me atrevería a decir, incluso, que le da mayor sinceridad a la banda, le proporciona un semblante muy democrático.

(Vila) Repito que desde un principio y para no caer en situaciones y errores del pasado con Loquillo y Trogloditas se pretendió que esto fuera una democracia contra viento y marea, no hay líderes y todas las decisiones deben tomarse en común, eso a veces genera conflictos pero es un reto solucionarlos negociando o en última instancia votando. Somos cinco opiniones en la banda y el empate no es opción.

(Diego) Yo creo que todos tenemos claro cómo queremos que suene la banda, cual es el rango en el que nos movemos dentro del rock, y pese a que todo es mejorable, componemos con libertad y decidimos entre todos, por supuesto tenemos la suerte y la inestimable colaboración de personas externas.

Es un disco con enorme cantidad de registros. Percibo pinceladas con un rollo western, pasando por el swing, salpicado de un abrupto punk, enternecido incluso, por un certero aire country… pero sobretodo magnificado con mucho, mucho Rock and Roll.

(Vila) El rock and roll es el punto de encuentro, pero como bien dices todos en la banda tenemos nuestras preferencias en la música y en la manera de expresarnos como instrumentistas, eso enriquece a cualquier banda y suma a la hora de tocar ya sea en el escenario o en el estudio de grabación.

(Lobo) El Rock and roll es la base del sonido y nuestra pasión, pero nuestro abanico de gustos musicales e influencias son muy variadas. Realmente esa es la raíz del sonido Trogloditas.

(Diego) ¿Todo eso hemos hecho? Jajaja... al final va a resultar que somos buenos. Yo creo que nos faltó algo de canción francesa. Jajaja.

El tema de entrada, 'A cara perro' es un single en toda regla, con pinceladas a cierto sabor mod. Una buena apertura para decir: ¡Aquí estamos otra vez!

(Lobo) Para mí, uno de mis preferidos del disco y como tú dices refleja perfectamente el “aquí estamos de nuevo” para alegría de muchos y pesadilla para alguno.

De hecho hay varios hits en el disco. El elegido para el lanzamiento y su consiguiente video clip ha sido 'Fuimos arena', lírica pura.

(Lobo) Completamente de acuerdo contigo, es una de las mejores letras del disco y cuenta una historia preciosa y muy real. Diego García lo ha vuelto a hacer y creo que cada vez lo hace mejor.

(Diego) Te lo agradezco, siempre pensé que la compañía elegiría 'El último asalto'. 'Fuimos arena' la hice a partir de una historia de una amiga, al parecer su abuelo murió con una terrible enfermedad, apenas podía reconocer a nadie de su familia y sin embargo recordaba a una novia de su juventud que llevaba tatuada.

Me gustó mucho la fórmula que pusisteis en práctica con 'La espuma de los días', ese rollo western os queda fantásticamente bien, y por buena ventura, lo habéis repetido con 'Desterrado'.

(Vila) Tanto 'Desterrado' como 'La espuma de los días' tienen un tipo de ritmo y cadencia instrumental que nos va como un guante, tanto a la banda como a mí como baterista, aparte de lo conseguido de las letras que en este caso siendo de amigos cercanos a la banda las dos, captan el espíritu Troglodita a la perfección.

(Lobo) Siempre he pensado, como productor y compositor que es un estilo que le pega muy bien al repertorio y sonido de Trogloditas. A parte, esos textos, por si mismos, me llevan directamente a sonidos y ambientes fronterizos y taberneros, que tanto he buscado.

(Diego) Creí que la compararías con otra, que por supuesto no te voy a decir... Jajaja, por mi parte he afrontado la parte de guitarras desde un punto muy diferente e incluso las trompetas, pretendíamos irnos más al sur. Jajaja.

Once temas son los que forman el disco. Diez composiciones propias y una versión, 'Malos tiempos para la lírica'. Le habéis dado una vuelta muy elegante. Me gusta más que el original y eso sucede en pocas ocasiones (con perdón del maestro Coppini).

(Vila) Nos costó encontrar la fórmula para la versión de 'Malos tiempos' pero al final yo creo que el punto de inflexión fue el grove de batería que cambió del ritmo original ochentero a otro más tipo Mike Ness, lo que fue un principio para darle la vuelta a la canción y hacerla nuestra. Los vientos de Pirata son punto y aparte, para mi gusto ha hecho un trabajo excepcional en todo el disco pero especialmente en este tema, le ha dado el plus, lo que marca la diferencia.

(Lobo) Es una versión de la que estoy muy orgulloso y es un merecido homenaje a Germán Coppini y a su legado. Aprovechando la entrevista, quiero enviar un saludo y un abrazote a Cris Coppini por su apoyo desde el principio.

Jordi Vila, también ha vuelto a cantar un tema en este disco 'Bares y nicotina'. Me gusta, le da siempre un rollo muy canalla. 

(Lobo) Y espero que lo siga haciendo. Él sabe darle a esos temas el punto punk macarra que tanto me gusta y que yo no tengo de forma natural.

(Vila) Bueno, es como una norma no escrita. Aunque tenemos un cantante prodigioso y con una clase inimitable siempre hay algún tema que me canto yo. De hecho al principio empecé cantando yo los primeros meses hasta que nos encontramos a Lobo. A mí, personalmente me encanta hacerlo y agradezco que mis compañeros confíen en mi para ello. Es verdad que mi forma de cantar es más punk y por eso mismo siempre canto temas más sencillos y directos que igual a Lobo no le apetecen tanto ('Enterraré mi corazón', 'Nena no me toques', 'Bares y Nicotina', 'María'...) aunque estoy seguro de que si las cantara Lobo le quedarían mucho mejor.

'El gallo del gitano' es una de las joyas del disco, tiene un rollo muy Gypsy Swing, no sé, si esa era la idea, pero desde luego os ha quedado bordado… y no es fácil anexionar ese estilo al Rock.

(Vila) En este tema se hace palpable el trabajo de banda, dándole vuelta a la idea original de Pirata conseguimos hacerla nuestra, entre otras cosas con un cambio de grove en la parte de la batería lo cual creo humildemente que marca la diferencia para dejar de ser un tema de swing como era al principio y da pie a un trabajo en equipo que es marca de la casa.

(Lobo) Para mí sin duda una de las joyas del disco. Es una de las composiciones que más trabajo me ha llevado, es un estilo musical que tanto a nivel arreglos como de interpretación, requiere mucha atención y trabajo. Pero con la inestimable ayuda, tanto en la composición como en arreglos de Luis María Moreno “Pirata”, otro viejo amigo de la banda, hubiera sido mucho más difícil.

Muy Trogloditas en su pleno registro sonoro son los temas 'Siempre quieres más' o 'Esos ojitos'. Mola mucho que una banda de tan consagrada historia siga dando tanta caña… imagino que la sangre joven no dejan que los veteranos se relajen…

(Vila) Puedes estar seguro de que los veteranos no se relajan, de hecho hemos conseguido un equipo cojonudo pese a las diferencias de edad y sobre todo en las diferentes maneras de ver las cosas que tenemos todos que como he dicho antes, enriquecen a la banda. Aunque a veces el local de ensayo parece una jaula de grillos macho, intentando imponer sus opiniones, pero tenemos capacidad para solucionar todo y más.

(Lobo) La base de nuestro sonido es y será el rock & roll y por supuesto mucha caña.

(Diego) Yo me lo planteo como un ejercicio de composición, voy a hacer un rock&roll con acordes de rock&roll y con temáticas informales e irreverentes, es la música que he escuchado siempre, hay muchas canciones de todos los grupos, de todas las épocas que hacían canciones con las mismas premisas. Como me dijo Barry Sage, “don`t be clever”.

Otra de las buenas composiciones es 'Una especie diferente', un ritmo country con gusto pendenciero. Ahí nos vemos todos un poco reflejados.

(Lobo) Otra maravilla para mí¸ “una especie diferente”. Me recuerda mucho a esos grandes éxitos del country que escuchaba en mi infancia y que desde entonces siempre quise interpretar.

(Diego) Hay quien piensa que habla de la vida del músico no famoso, el obrero del rock, hay quien me dijo que era un homenaje a los seguidores de la banda y hubo uno que me pregunto si era una ofensa a cierto personaje mediático. En realidad habla de todo lo que envuelve el rock&roll, de eso de lo que muchos se alejan cuando alcanzan el éxito y que otros no pierden aunque suban a lo más alto. Habla de la pasión que mueve a algunos para hacer cientos de kilómetros para venir a vernos...lo explica muy bien Morfi de "La Trapera" en una entrevista de radio que se editó en su documental o en el monologo de la película 'Rockandrolla'.

En lo referente a las colaboraciones, siempre tenéis buen gusto. Laura Rubio, Sergi Fecé (como no podía ser de otra manera) y la sobresaliente participación de Luis María Moreno “Pirata” con la sección de vientos, que ya es algo esencial en el actual sonido Trogloditas.

(Vila) Tanto "Pirata" como Sergi Fecé son ya parte de la familia Troglodita por derecho y desde hace años. A Laura no la conozco en persona pero por mi parte se puede considerar una Troglodita más.

(Lobo) Trabajar con amigos tan talentosos es un auténtico lujo y nosotros tenemos la gran suerte de poder contar con ellos. Nos sentimos muy apoyados y arropados.

(Diego) A Laura se lo debía y ahora le debo otra por venir a grabar en este disco... Jajaja.

¿Cómo se os presenta este verano respecto a los conciertos? ¿Haréis presentaciones en las grandes ciudades?

(Lobo) De conciertos, dentro de cómo está el panorama musical, bien. Tenemos bastantes conciertos todo el verano, los cuales iremos anunciando en las redes. A partir de Septiembre empezaremos una gira por salas presentando el disco que acabará en Madrid en Diciembre.

Atrás quedó vuestra anterior etapa, ahora, cada vez más seguros en un terreno propio y con una identidad particular ¿qué espera ofrecer Trogloditas en estos próximos años?

(Lobo) Por mi parte¸ nunca he estado tan seguro de las posibilidades del nuevo repertorio.

(Diego) Trogloditas ni miente ni engaña y solo ofrecemos Rock&roll. Como dice Lobo "ofrecemos Rock & Roll a domicilio"

¿Queréis añadir o decir algo?

(Diego) Agradecido por tus palabras, por tu texto de entrada y las preguntas se nota que has escuchado el disco y que haces una gran labor y eso es bueno para tu medio, para el consumidor y para el entrevistado. Niñas y niños haced lo que queráis con vuestra vida, pero no olvidéis que si escucháis Rock&roll será una vida mejor.

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]

15 jun 2019

Roberto Gil y Amancio Giménez (Tennessee)

Desde su vuelta a los escenarios en 2003 con el disco “El Regreso” (Filmax), no han parado de ofrecernos nuevo material. Podríamos decir que a disco por año, incluso años en los hay que dos. Una nueva etapa muy productiva, donde ha habido ediciones de todo tipo, incluso la multinacional Warner Music les coloca de nuevo en las grandes superficies con “30 y Tennessee”. Una buena colección de discos desde su vuelta y hasta un libro biográfico como es “Secretos a voces”.

Ahora nos presentan un nuevo trabajo acompañados de una Big Band, un lujo que pocos se pueden permitir, una producción altamente recomendada. Una treintena de músicos acompañan a Tennessee en su matiz más swing, sus éxitos de siempre y los singles más recientes. Por otro lado un pequeño (gran) obsequio para los fans, “Ideas a capella 2”, un CD de regalo en edición limitada para los primeros compradores de Tennessee Onda “Rama-Lama Big band”,

Un nuevo disco, una nueva ilusión, esta vez rodeados de una orquesta, la Big Band de Onda, Castellón. ¿Cómo surge la idea?

En principio surge como una colaboración para una actuación en directo con la intención de grabarla en audio y video, pero las cosas se complicaron un poco, Amancio tuvo un accidente de moto y no pudo participar en el proyecto, aún así la actuación se celebró, pero no pudimos grabarlo por razones obvias, el evento fue un rotundo éxito y unos meses después, y ya con Amancio un poco más recuperado, decidimos meternos en estudio y dejar plasmado el proyecto.


Fernando Calderón ha sido pieza importante para llevar a cabo tal proyecto, ¿Por qué?

Fernando es nuestro guitarrista desde hace 14 años, pero también tiene sus propios proyectos musicales, es también el marido de Lys Pardo, él y su mujer colaboraron con la Big Band de Onda hace un par de años, desde el primer momento tuvo muy claro que Tennessee y la Big encajaban a la perfección; así que les habló de nosotros y aquí estamos, presentado este nuevo disco.


Vosotros, siempre habéis sido una banda, que aparte de la esencia vocal que os caracteriza, también habéis tanteado otros estilos, como por ejemplo el swing. Este, ¿podríamos decir es el colofón para tal estilo?

Es un sueño cumplido, ya lo intentamos en el pasado pero no pudo ser, es un estilo que nos encanta y en el que nos sentimos especialmente cómodos ; nuestra idea es llevarlo al directo y hacer algunas actuaciones acompañados de la Big Band, tanto con esta selección de canciones como con un repertorio navideño.


¿Cómo ha sido la selección de temas? En el disco hay grandes éxitos vuestros, pero también guiños a discos de los últimos años.

Sí, queríamos ver como sonaban nuestros grandes temas clásicos, pero también reflejar parte de lo que hemos ido haciendo estos últimos años.


Las guitarras de Isidro y Fernando, además de las voces, se han grabado en el Elvis Estudio del Espinar. ¿Cómo se ha grabado lo demás?

Lo demás se ha grabado en Onda, en el estudio donde habitualmente graba la Big Band, así es mucho más fácil. Hay que tener en cuenta que hay una treintena de músicos participantes en este disco.


Por lo que aparece en los créditos, Amancio, en esta ocasión, no ha grabado el bajo. ¿Habéis preferido dejar la base de batería y bajo a la Big Band?

Eso es, además Amancio entre otras cosas se fracturó la mano izquierda y ha estado un tiempo sin poder tocar, hemos aprovechado ese hecho para no dejar a ningún músico de la Big Band fuera del proyecto.


Me da la sensación que la producción musical y los arreglos no han sido nada fáciles. Lo digo porque vuestras voces, y el tipo de coros que hacéis llenan mucho, conseguir huecos para meter metales tiene que ser ardua labor.

Lo cierto es que ha sido una pequeña locura, hay que buscar y dejar huecos para que todo suene y que al mismo tiempo la esencia del grupo no quede desdibujada, creemos que hemos conseguido ese equilibrio.


Hay temas que han ganado mucho, incluso me atrevería a decir que han quedado mejor que los originales como “Llueve en mi corazón” o “Qué triste es el primer adiós”.

Muchas gracias, a nosotros no nos corresponde decir eso, para nosotros es difícil decidir, pero nuestra intención siempre es mejorar.


En “Baila Swing & Roll” la Big Band queda de miedo, tiene un peso importantísimo en la canción. Parece que el tema ha sido creado para este momento.

Así es, es que esa canción nació en su día pensada para tener detrás una Big Band, pero finalmente por cuestiones que no vienen al caso al final la grabamos con un trío de metales, que no quedó nada mal, pero ahora la presentamos tal y como la concebimos.


Todos sabemos que sois muy fans de Elvis, lo hemos visto en directo y quedó además demostrado con el disco de Elvis Boys. Debo decir que “Suspicious minds” me encanta, con el apoyo de los vientos ha quedado muy 70s. Puede ser que incluso hasta el propio Elvis se hubiera sorprendido.

Eso sí que es un piropo, ‘Suspicious’ es una de las más grandes canciones de la historia de la música, es muy especial, forma parte de nuestro ADN, la hemos escuchado desde niños y nos emociona mucho tocarla en nuestras actuaciones, no la queríamos dejar fuera de este disco.


El diseño, la verdad es que está muy logrado, rememora tiempos pasados.

El diseño ha corrido a cargo de Benjamín Martínez que tiene un gran talento, queríamos plasmar un concepto, que englobase ritmo, colorido, fuerza, elegancia y un aire retro pero muy llamativo, para ello hemos escogido una paleta de colores muy similar a nuestro éxito “Una noche en Malibú” y unas gráficas muy de comic que recuerdan un poco a algunos de los dibujos animados que veíamos en nuestra infancia.


Para un músico de rock, no existe mayor privilegio que estar acompañado de una Big Band. ¿Qué se siente sobre el escenario cuando tenéis detrás a una veintena de tipos que os está acompañando?

La sensación es emocionante, es como ir subido en una locomotora en la que todo está perfectamente engrasado, se consigue que la magia de la música te envuelva por todos lados.


No minimizo el valor de un músico autodidacta, ni intuitivo, como suele ser el caso de la gran mayoría de músicos de rock, pero el hecho de que os acompañen músicos de conservatorio, profesionales en su disciplina tiene que ser un orgullo tremendo.

En nuestro caso estamos siempre rodeados de grandes músicos, es un privilegio del que disfrutamos como locos, hay que saber rodearse porque la suma de todos nos hace más grandes.


¿Cómo se decide el tempo musical en directo? Teniendo en cuenta que ellos trabajan sobre partitura.

Bueno, nosotros también trabajamos sobre partitura, otra cosa es que la tengamos en la cabeza, no nos gusta leer en el escenario, preferimos las miradas cómplices con el público o incluso entre nosotros, no obstante, llevamos un director de orquesta (Manolo Díaz) que se encarga de poner orden en la Big Band y en cuanto a la batería preferimos que trabaje sobre una claqueta que marca el tempo.


Doy por hecho que hubieron ensayos previos, además de un ejercicio de trasladar a partituras vuestros temas. En directo ¿queda margen para la improvisación?

Je, je, je, conociéndonos esperamos que si, una actuación en directo sin sorpresas es impensable en una actuación de Tennessee; tienes razón se ensayó antes de la actuación y las partituras de la Big Band ha corrido a cargo de Lisbeth Freites.


La pregunta de oro. ¿Habrá gira de este disco en compañía de la Big Band? Y si es así, ¿existe la posibilidad de un disco en directo?

Nos hemos adelantado a la pregunta y te hemos contestado más arriba, eso esperamos, tenemos pensado hacer actuaciones en algunos teatros especialmente de la Comunidad Valenciana y quien sabe que nos deparará el futuro.


Paralelamente a Tennessee Onda “Rama-Lama Big Band”, habéis sacado por fin el disco “Ideas a capella 2”.

Es un detalle para todos nuestros seguidores, son canciones que teníamos guardadas desde hace años, provenientes de maquetas grabadas en nuestro local de ensayo, de otra manera se quedarían escondidas sin ver la luz, y sabemos que nuestros fans agradecen este tipo de material inédito.


Son discos completamente opuestos. El primero tiene una gran ejecución, muchos arreglos, una calidad brutal, un trabajo para que se le caiga la baba a cualquier productor musical… el segundo es minimalista, muy básico (que no fácil), donde la esencia son vuestras voces.

Así es, ‘Ideas a capella’, es eso, maquetas, la mayoría de ellas grabadas hace 25 años en el local de ensayo y como paso previo a la grabación de un disco. Son digámoslo así una aproximación a las canciones y que después en el estudio seguro que cogerían otro cariz, desgraciadamente ese proyecto se quedó en el tintero por diferencias de criterio con la compañía de discos.


“Ideas a capella 2” es un regalazo para los fans. Tiene además un plus muy a su favor, y es que la gran mayoría de los temas son inéditos. Algunos, verdaderas joyas.

Muchas gracias, es uno de esos proyectos que solo se quedarían en la intimidad del grupo si no fuera por oportunidades como esta.


El disco se ofrece en funda de cartón, con una presentación sencilla. ¿Puede ser que por el hecho de salir a la par con ‘Tennessee Onda’ lo hayáis subestimado? ¿Se venderá en el futuro por separado?

Subestimarlo nunca, pero la idea no es comercializarlo por separado, es un regalo, de hecho hemos fabricado muy pocas unidades.


Dicen que no hay dos sin tres… ¿Habrá “ideas a capella 3”?

Todavía quedan algunas de aquellas grabaciones, no muchas pero alguna hay, lo que si nos merecemos en el futuro es hacer un disco a capella completo, pero planteándolo como disco.


En “La vida nos unió” fuisteis acompañados por un montón de artistas conocidos, también os acompañaron unos mariachis, ahora una Big Band… ¿Qué otros sueños tiene Tennessee? ¿Qué os queda por hacer?

Seguir soñando es importante, eso nos mantiene ágiles, con ganas, emocionados y enamorados de nuestra profesión, quien sabe, las posibilidades son infinitas.


¿Queréis comentar o añadir algo más?

Ha sido un placer contestar a vuestras preguntas, esperamos poder seguir pellizcando vuestros sentimientos a través de nuestra música., nos vemos pronto.

[Redacción Nuevaola80. Lauren Jordan]