25 feb. 2013

Isidro Arenas (Tennessee)

Si hablamos de estilos musicales tan retirados de la órbita comercial como pueden ser el psychobilly, swing o doo-wop, probablemente no haya capacidad suficiente, entre el público en general, de colocar a un grupo español en cada una de estas etiquetas, así a bote pronto, sin la necesidad de irse a la Wikipedia. Pero si les decimos que, de alguna manera, se consideran sub-estilos del rock, más concretamente, del rockabilly, pues ya vamos desentumeciendo alguna que otra neurona. Si, para colmo, les damos nombres como Lobos Negros, Rey Luy o Tennessee, entonces más de uno, pensará… ¡claro hombre!, los de ‘Carretera asesina’, ‘Quiero ser como tú’ o ‘Te vi correr’. Así todo se ve más claro.

En los tres casos hablamos de grupos pioneros en España para cada uno de los citados estilos. En esa ocasión, tenemos el placer de entrevistar a Isidro Arenas, indiscutible voz y cara de los sensacionales Tennessee que causaran furor a mediados de los 80 con sus rítmicas e innovadoras melodías al compás del doo-wop más experimental que se perpetraba en nuestro, musicalmente, verde país. Aunque ellos empezaron mucho antes. Isidro se hizo cargo de la voz, además de los teclados y, en muchas ocasiones, colgándose una guitarra que iba alternando con el teclado.

Este madrileño de nacimiento se incorpora a Tennessee en 1982, después de que el grupo adoptara el nombre definitivo en 1980, tras hacerse pasar por los Elvis Boys desde 1978. Isidro fue partícipe de los tres primeros discos para Dial Discos (del 85 al 88), de los tres siguientes con Emi (del 89 al 92) y de los últimos con Elite Producciones (del 93 al 94), siendo este el momento en que rompe con su banda de toda la vida…

… Hasta 2004, año en el que se vuelven a juntar para, desde ese momento no parar hasta la actualidad, fase en la que ha vuelto a publicar hasta un total de 4 discos más.


Isidro para empezar, leemos esta breve sinopsis de tu amplia carrera y parece que da un poco de vértigo, con tantos años al pie del cañón y tantos discos en el mercado ¿no?

La verdad que sí. Ya son treinta años en el mundo de la música, que se dice pronto, pero aún así, con la misma ilusión y ganas que al principio. Eso es lo que importa…


El grupo inmediatamente predecesor a Tennessee fueron los Elvis Boys, como se cita ¿qué rayo de luz os iluminó para practicar un estilo tan particular como el doo-wop en un país, en aquel entonces, tan poco acostumbrado a ritmos de esas características?

Cantábamos todos y, a la hora de repartir canciones, era un poco complicado. Antes, uno cantaba y los demás tocábamos los instrumentos… un buen día, se nos ocurrió hacer dobles voces y nos gustó a todos, y como éramos cantantes, decidimos ponerles coros a los temas. Era más divertido y menos aburrido. Entonces comenzamos a escuchar grupos doo-wop para perfeccionar la técnica, aunque la verdad, que lo nuestro era innato, salía solo.

Recuerdo que íbamos con nuestra maqueta debajo del brazo, por todas las discográficas y todas nos decían lo mismo: “ese sonido es antiguo” y que “estaba pasado de moda”… ¡Ja, ja, ja!, pues ¡Toma moda!


Aparte de Tennessee ¿hubo durante vuestros años de máximo esplendor, o incluso pasados éstos, algún grupo que siguiera vuestro rastro?

No! La mayoría estaba por el rockabilly o el rock’n’roll… Después hubo grupos que nos imitaban, bueno, no imitar sino que cantaban nuestras canciones. Ya hace tiempo que existen varios grupos en España.


Con que otros grupos o personajes del momento tenías mayor contacto ¿con aquellos afines al rockabilly más purista o, por el contrario, con otros que se significaron más con el fenómeno “club de fans”? Cuéntanos!

Con casi todos… fuesen de pop, rock, etc. Todos los grupos solíamos ensayar en los mismos locales y de ahí nos conocíamos. El contacto era diario, no había diferencia entre ninguno de ellos.


En 2004 volvéis, ¿de quién fue la idea?

Fue un poco de todos. Decidimos que era el momento justo para volver ya que teníamos más experiencia en el mundo de la música, estábamos haciendo producciones musicales e incluso tocando para otros artistas. Siempre hemos estado ligados a la música.

Nos reunimos un día, lo charlamos tranquilamente y la decisión fue rápida. Por la tarde estábamos haciéndonos las fotos para la portada. Quien se quedó en el camino fue nuestro compañero Gregorio que decidió retomar su vida por otros caminos no ligados a la música.


¿Qué otros componentes, de los originales, siguen a tu lado en Tennessee? y para completar, ¿Cuál es vuestra actual formación?

Roberto y Amancio. En el escenario somos cinco: Ezequiel (batería), Fernando (guitarra eléctrica), Amancio (voz y bajo), Roberto (voz y guitarra acústica) y un servidor (voz y guitarra eléctrica).


Después de lanzar dos discos en el mismo año, 2009, como fueron ‘Swing and Roll’ y ‘Navidades a capella’, ¿qué nuevos proyectos discográficos tenéis en mente, si es que los hay?

Lo que queremos hacer (y es una idea que nos ronda por la cabeza hace muuuuucho tiempo), es grabar un disco con las mejores canciones doo-wop de la historia. Ya sé, es complicado saber cuáles son las mejores, pero hay canciones que han estado y estarán siempre en nuestras mentes, oídos y corazones. Es complicado, pero haremos algo bonito, lo puedo asegurar. Daros cuenta que son muchísimas canciones y queremos hacer la mejor selección posible.


A través de la web oficial del grupo, imprescindible instrumento de promoción hoy en día, estamos informados acerca de vuestros movimientos en directo y, por lo visto, sois de los afortunados en seguir teniendo la oportunidad de seguir tocando por todo el territorio nacional ¿cómo es el público que os va a ver? ¿ha cambiado mucho respecto del que suspiraba por vosotros en los 80?

¡Ja, ja, ja, ja! Por favor… todavía suspiran… ¡Ja, ja, ja, ja! Ahora vienen a vernos el público que creció con nosotros y vienen con sus hijos, maridos, mujeres, etc. De todas formas tenemos un público muy variado y amplio: desde quienes nos empiezan a conocer hasta los mas fans, fans…


Recientemente, en La Unión (Murcia), ofreciste un concierto, no de Tennessee, sino de Isidro Arenas con Javier Ojeda de Danza Invisible ¿en qué consistió exactamente esa experiencia? ¿habrá más oportunidades de ver esa fusión tan peculiar de voces por otras localidades de nuestra geografía?

Bueno eso lo organizó Cadena 100 de Murcia. Eran las Fiestas de La Unión y decidieron hacer un pequeño festival en el que contaron con Javier Ojeda (Danza Invisible) y conmigo. Cada uno de nosotros representamos a nuestro grupo y cantamos seis canciones cada uno. Además hay cuatro músicos de directo, se montaron las canciones: ¡patapum y p’lante!.

Suelen montar todos los años algo, ya os iré informando.


Para terminar, ¿qué mensaje le mandarías a nuestros lectores de Nuevaola80?

Para mandar mensajes, soy o suelo ser, bastante malo. Mandaros un fuerte abrazo a tod@s los lectores de Nuevaola80 y deciros que Tennessee sigue en la carretera y, seguro, nos veremos en algún pueblo o ciudad… y si no ¡¡¡En los bares!!! Lo dicho, un fuerte abrazo y un placer estar este rato con vosotros…


Gracias Isidro, fue un placer leerte. Hasta siempre. 

[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]

No hay comentarios:

Publicar un comentario