18 oct. 2005

Xosé Manuel Pereiro (Radio Océano)

Radio Océano fueron uno de los referentes musicales de La Coruña de los primeros años 80, manteniéndose en la ola durante todo el primer lustro de esa década. Llegaron a editar un disco con RNE y todavía hoy son recordados por los aficionados más nostálgicos de la ciudad. Tenemos hoy el placer de contar con la opinión de Xosé Manuel Pereiro, también conocido como "Johnny Rotring", es decir, el cantante del grupo.


¿Como fueron tus inicios en el mundo de la música?

Escucharla. Nunca supe tocar nada. De hecho, el big bang lo motivó un tipo de Madrid que estaba destinado en A Coruña, hermano de Gorka Dúo, el fotógrafo de Alaska y de otros grupos de Madrid, que nos convenció a Santiago Romero y a mí de que había que hacer un grupo. Estábamos todo el día y buena parte de la noche escuchando música, íbamos a un pub del Orzán donde ponían vídeos musicales,... pero no cogimos un instrumento hasta que tuvimos que grabar una maqueta para presentarnos al concurso de rock del Ayuntamiento de A Coruña. Pillamos a dos que sabían tocar y salimos a actuar ante cuatro mil personas con ocho horas de ensayo. El que nos había animado se escaqueó (y lo que es peor, pasó de dejarme un pantalón de cuero que me había prometido) porque llegó a la conclusión de que éramos unos provocadores peligrosos.

¿Con que bandas te identificabas?

Escuchábamos de todo, entre otras cosas porque era difícil pillar discos. Siempre me habían gustado The Doors, la Velvet (por mi hermano, que en Monforte tenía una panda que escuchaban esos discos a mediados de los 70), y Neil Young. En la época en que formamos el grupo oíamos de todo, desde Roxy Music, Patti Smit y José Alfonso a B'52 y Ramones, Kinks, Joy Division, Madness... Y a los punks, claro, sobre todo a los Pistols y a UK Subs, lo que íbamos trayendo de Londres. De todas formas, la mayor influencia punk que teníamos era la actitud. Si tuviésemos que decir una banda de referencia, serían Clash.

¿Qué pasó, o no pasó, en La Coruña para no llegar a explotar como otras ciudades en los 80's?

Siempre fue una ciudad, más que pija, muy pacata. Curiosamente, aquí hubo más apoyo institucional al principio, y se organizaban más conciertos, pero quizás faltaba el furor que había en otras. Y la gente de aquí, la gente de la música, también tenía una actitud más irónica y distanciada, menos “creyente”.

¿Qué grupos coruñeses rescatarías de aquellos días?

Todos nos llevábamos fatal, como corresponde, y a nosotros nos acusaban de advenedizos. En el primer concierto, el batería (después guitarra) tocó encapuchado porque sus colegas músicos le habían amenazado por tocar con nosotros. Creo que la mejor banda, mejor que R.O. en algunos aspectos, eran Viuda Gómez.

¿Como fue la edición de vuestro disco con RNE?

Yo intervenía bastante en “Tiempos modernos”, el magazine matinal de Radio 3 que dirigía Manolo Ferreras, y le propuso grabarnos a Victorino del Pozo, el responsable de poner en marcha el sello de RNE. La grabación fue un tanto curiosa, porque lo hicimos en una semana, en horario de 8 a 3. Aparecíamos sobre las 12, porque entonces Madrid era un hervidero y nos bebíamos la noche. Recuerdo que en un concierto de “Toreros muertos”, el grupo de Pablo Carbonell, el batería se enamoró de no se qué cajas, y se las alquilamos. Fue una locura, sin productor... El primer día se rompieron las baquetas, y como yo era el único que conocía la ciudad, me fui a por unas. Cuando volví habían grabado todas las bases y tuve que adaptar la voz al tempo, que era más lento que el habitual. Por cierto, RTVE nos propuso aquel año representar a España en Eurovisión –lo juro por el LP- porque querían darle un punto roquero. Dijimos que muchas gracias, pero que no nos veíamos. Fueron “Cadillac”.

El disco de Radio Océano es una joya de coleccionista ¿se va a reeditar?

Hay un proyecto de editar un CD-DVD recopilatorio. Creo que el LP está digitalizado en la red. Hay además un single que RNE tenía para regalar a las visitas, con tres canciones, que por cierto yo no tengo.

Viendo en TV programas como Bands Reunited... ¿se podría dar el caso de ver a Radio Océano juntos de nuevo?

Espero que no, al menos mientras esté en uso de mis facultades mentales.

¿Qué canción de Radio Océano te gustaría ver versionada y por quién?

Todavía no me cabe en la cabeza que alguien haga versiones de Radio Océano, me parece un homenaje inmerecido. Cualquier versión me parece bien, mientras conserve la rabia (y no la haga Enrique Iglesias, aunque me parece bien lo que ingrese Antonio Vega por La chica de ayer). Puestos a soñar, El balcón por Crazy Horse o por Iggy Pop.

Cuenta la leyenda que poco antes de desaparecer llegó a haber dos Radio Océano girando a la vez ¿como fue eso?

Llegaron a existir, pero creo que los otros –el guitarra y uno de los baterías- no llegaron a tocar nunca. En el festival de Pardiñas (Guitiriz-Lugo) tuvimos que ir a declarar al cuartel de la Guardia Civil y aclarar quien era quien. Después empecé el concierto diciendo: “Somos Extrarradio Océano”. Con el tiempo se arregló todo entre nosotros. Nos extinguimos todos.

¿Que te parece la vuelta a los 80's, negocio o justicia musical?

En unos casos una cosa y en otros, la otra. En los casos de los grupos re-reunidos, me parece un tanto penoso, pero supongo que tienen tanto o más derecho de subir a los escenarios que los de Operación Triunfo. En cuanto a la música en sí, no puedo ser imparcial, pero creo que los vientos de frescura que tenía no han vuelto a soplar mucho.

¿Como ves la industria musical ahora mismo?

Eso, una industria, aunque dicen que les va mal. No puedo decir que lo sienta. Han vivido de revender lo que tenían en nuevos formatos, y de meter millonadas en publicidad para rompernos la cabeza con barbies con tendencia a engordar y chulos de discoteca que lo mejor que hacen es lucir camisetas ceñidas. El otro día en una cervecería tenían sintonizada MTV Latino y pensé que en los 80, en ese ambiente, se hubieran cargado la pantalla a botellazos.

¿Qué música escuchas?

Creo que hoy hay los grupos tienen más calidad que antes, pero muchas menos posibilidades de llegar a la gente, porque la industria musical ha sido más conservadora que la de las lavadoras y ha sido la que menos ha invertido en I+D. Y los medios de comunicación, lo mismo. O sea que han exterminado cualquier tipo de interés que pudiese tener por lo que hay. Escucho de vez en cuando Radio 3, superando la prepotencia de algunos locutores. En casa machaco los mismos discos de siempre. Siempre fui un poco cavernícola y muy obsesivo.

¿Sigues relacionado con el mundo de la música?

Más o menos. Tuve lo que llamaba una superbanda de trabajo temporal, “Coro de Rozadores”, en la que participaban gente de Diplomáticos de Monte Alto, Korosi Danzas, Siniestro, dependía de quien estuviese por allí. Grabamos tres o cuatro canciones para los CDs temáticos que se vendían con la revista “Bravú”. En algunos conciertos, como en la Feira das Mentiras, Manu Chao tocó con nosotros “Como o vento”. Siempre que coincidía con los Diplos la tocaba con ellos. Ahora que se disolvieron, me imagino que se acabó lo de los escenarios. Una pena porque todavía echo de menos el follón de los ensayos, que fue siempre lo que más me gustó.

Ahora un par de preguntas obligadas, ¿Qué hay que hacer para triunfar en el mundo de la música?

No lo sé. Nosotros no triunfamos. También es cierto que quizás nunca quisimos, o quise, dar el paso a ser profesional. Hay que aguantar más idiotas que de periodista. Una vez que me entrevisté con los de la CBS (decían que podíamos ser una alternativa a Ilegales) estuve más displicente de lo que debería. Y otra vez después de un concierto en Barcelona no acudí a una cita con un tipo conocido que nos ofrecía representarnos. La respuesta políticamente correcta supongo que sería creer en lo que haces y cruzar los dedos para que alguien crea que lo que haces le puede hacer ganar dinero, o escojan una canción tuya para un anuncio. En realidad, me imagino que es convertirte en plastilina para alguien que quiera moldear un producto.

Y por último, ¿Odia la televisión al rocanrol?

La televisión ahora odia todo lo que no pueda colocarle al 80% de la población o le rechine a más del 10% de la audiencia. Y todas las cadenas compiten en ofrecer lo mismo. Aunque hay matices: el rap blando le viene muy bien para los anuncios infantiles y los standars de soul y rocanrol, para los de productos caros. Al heavy nunca lo ha podido ver ni en pintura.


Gracias Xosé Manuel. Fue todo un placer para nuestra web contar con tu opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario